El gol lo consiguió el paraguayo Lauro Cazal en el minuto 30, tras un grave error defensivo de los guapileños

Por: Fanny Tayver Marín 3 diciembre
El gol lo consiguió el paraguayo Lauro Cazal en el minuto 30, tras un grave error defensivo de los guapileños. Foto Mario Cordero
El gol lo consiguió el paraguayo Lauro Cazal en el minuto 30, tras un grave error defensivo de los guapileños. Foto Mario Cordero

Pérez Zeledón juega bien y acelera en una carrera corta, explosiva y de obstáculos, cuya meta es obligar a Herediano a jugar una final en este Apertura.

La cuadrangular es un torneo aparte, los generaleños lo entendieron muy bien y eso es lo que les da réditos.

Se clasificaron en el cuarto lugar y eso daba para que muchos los señalaran como el equipo con menos posibilidades de aspirar a algo más.

Esa deducción sacada por una lógica subjetiva se hizo añicos a la hora de la verdad.

Los hombres de José Giacone se las ingeniaron para usar una vieja fórmula que nunca falla: hacer valer la casa.

Como verdaderos guerreros, los generaleños se estrenaron en la cuadrangular venciendo al Herediano (1-0), la semana anterior.

Ahora, amarraron su segundo triunfo en fila, al imponerse por la mínima contra Santos. Esta vez, la diferencia la marcó un gol en el minuto 30 que nació tras una desafortunada decisión de Juan Diego Madrigal, al jugar hacia atrás.

Lauro Cazal celebra su gol con euforia. Foto Mario Cordero
Lauro Cazal celebra su gol con euforia. Foto Mario Cordero

En lugar de enviar el balón al frente, lo pasó a su compañero José Garro, quien no lo esperaba, pero se confió y Madrigal lo indujo al error.

Avivado y muy metido en el juego, quien sacó provecho de esa pifia santista fue el paraguayo Lauro Cazal, quien le ganó el viaje a Garro y anotó.

El semblante de Johnny Chaves reflejaba un enojo profundo, al no creer cómo es que se gestó esa anotación, resumida en un acierto de Pérez Zeledón y un fallo grave de los guapileños.

Santos no se veía como él quería, como había pensado, como lo tenía planificado. Los de casa eran más en la cancha y tenían mayor presencia ofensiva, exigiendo al portero Alejandro Gómez en unas tres ocasiones.

En el partido entre Pérez Zeledón y Santos llamó la atención que había poca afición en las gradas. Foto Mario Cordero
En el partido entre Pérez Zeledón y Santos llamó la atención que había poca afición en las gradas. Foto Mario Cordero

Los caribeños intentaron montar un contragolpe destinado a igualar las acciones con Kenneth Dixon.

Al 74’ apareció la polémica, porque Kenny Cunningham quería sorprender y Porfirio López le dio una patada en la entrepierna cuando intentaba despejar la pelota.

Los guapileños reclamaron penal, pero el árbitro no lo pitó.

Ya en tiempo de reposición, el Santos no solo perdió el partido, sino que también se quedó sin su mejor hombre: Wílmer Azofeifa, expulsado por acumulación de tarjetas amarillas.

Pérez Zeledón festeja como líder de la cuadrangular con seis puntos; mientras que Santos está metido en aprietos, con apenas una unidad en dos juegos.