El estratega no dudó en reconocer que Costa Rica fue la sorpresa del Mundial en una teleconferencia con medios de comunicación de Estados Unidos

Por: Patricio Altamirano 23 julio, 2014

Redacción

Pep Guardiola en el encuentro del Bayern de Múnich ante el Real Madrid, por Champions League.
Pep Guardiola en el encuentro del Bayern de Múnich ante el Real Madrid, por Champions League.

La Selección de Costa Rica llegó al Mundial de Brasil 2014 como un actor desconocido para el futbol internacional, que pronto comenzó a desmenuzar las características de un equipo capaz de bajar del Olimpo a grandes estrellas del certamen como Italia e Inglaterra.

Ser el líder del "Grupo de la Muerte" cautivó a destacados expertos del balompié como Diego Armando Maradona, José Mourinho y Pep Guardiola, actual timonel del Bayern de Múnich, quien reconoció que no conocía en detalles las características de la Sele antes de la Copa del Mundo.

"Costa Rica fue la sorpresa sin duda alguna del Mundial. No conocía a la mayoría de sus jugadores, pero ahora son una realidad y me pone muy feliz que (jugadores) de estos países se enfrenten como cualquier otro en un evento mundial como este", dijo Guardiola este martes, según declaraciones recogidas por el sitio oficial de la Major League Soccer (MLS).

El español se prepara para viajar a Estados Unidos con su club campeón de la Bundesliga, donde enfrentará dos amistosos de pretemporada, ante el Chivas de Guadalajara (31 de julio) en el Red Bull Arena de Harrison, New Jersey, y posteriormente el Partido de las Estrellas de la MLS (6 de agosto).

Por esta razón, el timonel se refirió al buen nivel de los equipos de Concacaf en la cita planetaria, en especial a la Tricolor, reconocida como la revelación del torneo.

Tras declararse ignorante con respecto a algunos protagonistas nacionales, en la actualidad Guardiola incluso conoce en detalle el sistema utilizado por Jorge Luis Pinto al frente del equipo patrio: "jugaron con un 5-4-1 y lo hicieron muy bien", comentó.

Costa Rica alcanzó los cuartos de final de Brasil 2014, instancia en la que cayó en los penales ante Holanda.