El arquero impidió dos veces el gol carmelo y el volante anotó con un trallazo

Por: Fanny Tayver Marín, Fiorella Masís 9 febrero, 2016

Alajuelense volvió a tener un partido de dientes apretados. Sufrió y se mostró sin ideas, pero encontró en Pablo Gabas y Patrick Pemberton la forma de salvar tres puntos vitales.

Los manudos ganaron por la mínina ante Carmelita en el Alejandro Morera, en esta ocasión como "visitantes".

Pablo Gabas anotó el tanto del triunfo con su especialidad: un remate desde fuera del área.

Mientras que Pemberton fue la otra figura, ayudando a su equipo en momentos claves del juego, cuando los verdolagas tuvieron opciones para anotar.

El partido fue poco atractivo, sumamente friccionado y con un equipo rojinegro que dejó atrás lo mostrado ante Santos, cuando ganó 4-2. En aquel cotejo tuvo oportunidades claras de anotar, diferente a lo que sucedió este martes.

El brillo de los rojinegros parece que se muestra en un partido sí y en otro no, sin encontrar una constancia en su juego.

En el inicio de la disputa, los manudos intentaron llevar las riendas de la ofensiva, pero poco a poco, los carmelos lo impidieron y lograron cerrar espacios.

Incluso, el primer disparo directo del cotejo fue del verdolaga Alejandro Aguilar en el minuto 13, pero ahí Pemberton controló sin problemas el balón.

En el 22', Allen Guevara envió un remate que llevaba sello de gol, aunque terminó desviado.

Esa individualidad era lo mejor que mostraba el club erizo, que no podía romper con el bloque de su rival.

Apenas en el 37', la Liga pudo armar una jugada en conjunto y Lezcano falló en su intento por controlar el balón.

Por su parte, Carmelita se perdió la posibilidad de irse al frente en una doble jugada en el 39', también por la labor de Pemberton, quien despejó ante remate de Aguilar. El rebote le quedó a Marrero, pero no pudo darle buena buena dirección a su disparo.

Para la segunda parte, la zona ofensiva manuda seguía sin motrarse fina en el último cuarto de cancha, pero mejoraba en llegadas, mientras su defensa controlaba las pocas llegadas del rival.

Para este juego, Delgado decidió dejar en banca a Porfirio López. El zaguero había fallado en el partido ante Santos, cuando pifió un balón y permitió el empate momentáneo de su rival.

En contraparte, Esteban Marín sumó su tercer partido de titular, aprovechando la oportunidad ante la lesión del panameño Harold Cummings.

Mientras tanto, Pemberton salvaba otro mano a mano y mantenía la esperanza de que su club encontrara el tanto.

La Liga llegaba con insistencia y fue Gabas el encargado de desatascar el encuentro.

En el minuto 68, el mediocampista aprovechó un pase hacia atrás de José Guillermo; le quedó en la pierna izquierda y envió un trallazo pegado al palo derecho de Víctor Bolívar.

Esa fue la fórmula de los manudos para rescatar un partido que lo pone en la cima con Pérez Zeledón y Herediano, todos con 13 unidades.