Ramírez comentó en conferencia de prensa que, pese a perder el invicto, su intención era probar alternativas

Por: Patricio Altamirano 19 febrero, 2015

Redacción

Óscar Ramírez | ALONSO TENORIO
Óscar Ramírez | ALONSO TENORIO

El técnico de Alajuelense, Óscar Ramírez, ve la derrota de este miércoles ante Limón como un sacrificio que se debe afrontar pensando en un negocio futuro.

Ramírez comentó en conferencia de prensa que, pese a perder el invicto, su intención era probar alternativas para el clásico de este domingo ante Saprissa y los encuentros contra el DC United por la Liga de Campeones de la Concacaf.

Además, el timonel añadió que sufre la ausencia de piezas fundamentales en su esquema dispuesto sobre la medular.

"No fue un partido malo. Lastimosamente esto es de error y de definición. Ellos logran dos anotaciones y nosotros no se cuantas se nos fueron. Es fútbol, duele un poco lo del invicto, que nosotros mismos lo hemos creado, y si esto de perder el invicto va a ser para después estar en una final de Concacaf, la inversión es esa y la agarramos con la responsabilidad que implica todo eso", comentó.

El "Macho" aseguró que buscaba darle ritmo a sus jugadores, aunque esto significó caer en casa después de 30 duelos sin tropiezos.

"Quería limpiar camino y a la vez pensando en lo de Concacaf, en desintoxicar los días previos, porque en el campeonato tengo diez u once partidos para ver cómo lo manejamos después, pero estos dos partidos que vienen son de vida o muerte; es final y las finales se juegan con todo", argumentó el timonel.

El estratega se mostró esperanzado en el trabajo de sus variantes: "hay semilla, hay muchachos que hoy me dieron un poco de tranquilidad".

Alajuelense se enfrenta a Saprissa este domingo a las 4 p. m. en el Estadio Nacional y el jueves 26 recibe al DC United por Concachampions.