Por: Ferlin Fuentes 6 marzo, 2015

La dirigencia de Alajuelense le otorgó una carta blanca al técnico Óscar Ramírez para que, si lo considera necesario, sacrifique el torneo local y así enfile sus baterías a la serie ante el Impact de Montreal, en la semifinal de la Concacaf.

El presidente Raúl Pinto está satisfecho con el desempeño mostrado por el equipo, tanto en el Verano 2015 como en el certamen de la región, que se ha logrado, en parte, por la rotación efectuada por el Macho.

Eso sí, cambiar de alineación en partidos nacionales le ha costado las derrotas ante Carmelita y Limón.

En Concacaf, el juego de ida será el 18 de marzo en Canadá y la vuelta el 7 de abril.

Por eso Marco Vásquez, directivo y vocero rojinegro, confirmó ayer desde Washington, vía telefónica, de la decisión de sacrificar un poco el campeonato doméstico.

“Vale hacer una diferencia: para mantener la vida en este último solo tenemos 180 minutos, mientras que para el campeonato local todavía hay más fechas por delante. Hay vía libre, la prioridad hoy es Concacaf. Dejar atrás al DC United ratifica que la planificación de Óscar Ramírez ha sido buena y no veo motivo alguno para cambiar”, dijo Vásquez.

El Macho recibió críticas casi todo el mes de febrero tras perder esos juegos ante caribeños y carmelos, al plantear dos equipos que tenían entre siete y nueve variantes. Además, la pérdida del clásico (0-2) bajó la ilusión eriza.

“Esa fue una reacción natural del aficionado. La Liga es un equipo grande al que siempre se le exige ganar, pero ahora creo que todos entendemos el porqué de las cosas. Es importante que el equipo llegué lo más completo posible; evitar lesiones debe ser importante de cara a lo que viene para nosotros”, subrayó Vásquez.

Ramírez todavía no define su once para el juego ante AS Puma del domingo a las 3:30 p. m., pero es probable que buena parte de la delegación que viajó a Washington descanse.