Dice que su familia será determinante para decidir su futuro, pero que también necesita cuidar su salud y bajar de peso, además de conocer cuál es el proyecto de la Fedefútbol

Por: Ferlin Fuentes 15 mayo, 2015

Tibás

Sosegado tras un cierre capaz de paralizar al corazón más sano, Óscar Ramírez conversaba con el presidente Raúl Pinto a un lado de la puerta del camerino, probablemente haciéndole ver la posibilidad de correr para el martes la fecha del juego de ida de la final.

El Macho accedió a conversar con La Nación para un reportaje que se publicará este fin de semana. La charla se extendió mientras jugadores del Saprissa como Danny Carvajal, Ariel Rodríguez y Daniel Colindres lo saludaron y le dejaron el mensaje “que Dios lo acompañe”.

Llega a una final luego de un torneo en el que, en algún momento, se dudó de la clasificación de Alajuelense a la fiesta grande. ¿Sintió que los críticos hicieron fiesta?

Hay gente muy emotiva, que habla o dispara al momento y no visualiza lo que se puede venir en un futuro inmediato. En este campeonato tomamos riesgos, quizás no me topé con un grupo que venía atrás (los que no eran titulares) de mayor experiencia, pero aun así hay que valorar que este año hicimos debutar a varios jóvenes. Son riesgos, tomé la decisión de pasar por las brasas, sabía que me iba a llover. Son decisiones hasta cierto punto algo jodidas. Yo suelo ver un poco más allá y planear las cosas, hoy (miércoles) pasamos una fase importante. Creo que el equipo está para grandes cosas, y, lo principal, estamos más enteros que en otras ocasiones.

En buena parte del Verano Alajuelense, fue atrevida en ataque, pero recibía muchos goles. ¿Se dejó llevar por las críticas?

Creo que, poco a poco, fuimos demostrando. En un momento determinado, nos tocó aplicar el manejo, la posesión, el equilibrio. Yo lo de defensivo no lo compro, a lo largo de los torneos este grupo ha mantenido una media de goles, anotados y recibidos. Hay personas que utilizan las estadísticas cuando les conviene, pero los números están a la vista. Este semestre me tocó, poco a poco, incorporar delanteros en el medio campo, como es el caso de Johan Venegas. Eso me da más posibilidades, gente con más gol desde atrás. Mucho más variantes de cara al arco.

LUIS NAVARRO
LUIS NAVARRO

El cierre de su equipo fue fuerte, con el equilibrio de otros torneos. ¿Qué lo hizo replantear?

Sí, lo hice. Hemos llegado a un equilibrio importante, tengo un grupo maduro que sabe cuando acelerar y cuando bajar las revoluciones. Equilibrio en goles anotados y recibidos también era necesario; y el papel de Luis Miguel Valle que sin duda es importante.

¿Qué pasará con usted después del 24 de mayo?

Me mantengo con la franqueza de siempre. Uno siempre debe ser caballero y me mantengo en la posición: terminado el torneo, tendré dos reuniones, una con la Federación Costarricense de Fútbol y la otra con la dirigencia de Alajuela. Es cierto que la Federación se me ha acercado, ya habrá tiempo para escucharlos a fondo, empaparme del proyecto, tener claro para qué me quieren, cuál sería mi función. Tendré dos reuniones importantes: una con Alajuela, a la que le tengo mucho respeto y debo devolverle el señorío que han tenido conmigo. Y la otra con la Federación.

¿Su familia tendrá peso en la decisión?

Para tomar la decisión, me basaré en mi familia, pilar muy importante en mi vida, siempre la considero en las decisiones. Otro punto es la salud. Necesito un espacio para volver a recuperarme físicamente, bajar un poco de peso. El estrés es otro punto. La cosa en esto es brava, no es fácil. Muchos pensarán que esto es de llegar, entrenar y jugar, y no, la cosa es muy compleja y te absorbe.