Por: Jose David Guevara 5 julio

Ojalá todos los gritos fueran como ese que une, alegra, emociona, enloquece, desahoga, abraza, ríe, canta, aplaude, festeja, entusiasma, sueña, salta, suda, acelera los latidos, eriza la piel, alivia, elimina fronteras, crea gratos recuerdos...

José David Guevara
José David Guevara

Lamentablemente no todos son así. En las calles, por ejemplo, abundan los rugidos de choferes (de ambos sexos) impacientes, egoístas, temerarios, descorteses, matones, vulgares que en cuestión de segundos se “lucen” exhibiendo un “exquisito” uso del vocabulario más soez.

Tenemos también los bramidos de hombres violentos, "valientes" que transforman sus hogares en escenarios de terror, humillaciones, ofensas, burlas, imposiciones irracionales, golpes, violaciones, abusos, pesadillas; algo así como el Infierno de la Divina comedia, del italiano Dante Alighieri.

Además, los chillidos de mujeres que tratan a sus hijos a punta de insultos, amenazas, broncas, descalificaciones, irrespetos, atropellos, manazos, agravios y otras manifestaciones que denigran a los niños y los inducen a una baja autoestima y a prolongar el círculo de la agresividad.

¿Cómo pasar por alto los alaridos de padres y madres que pierden a alguno o varios de sus hijos por culpa de disputas entre bandas de narcotraficantes que se disputan el triste y maldito mercado del consumo de drogas?

Sumemos algunos de los clamores más tristes: los de quienes tienen hambre y se “alimentan” con lo que encuentran en los basureros, carecen de techo y pasan la noche “cobijados” con cajas de cartón, reciben una paupérrima jubilación en tanto que algunos gozan de pensiones de lujo, están enfermos y no tienen acceso a la atención médica requerida o sus hijos tienen más días libres que de clases.

Imposible pasar por alto los berridos de quienes bloquean, marchan, amenazan, paralizan servicios, arrojan huevos en aras de defender beneficios que no supieron valorar, que son a todas luces injustos o no hay recursos para financiarlos.

¿Y las vociferaciones de políticos populistas y demagogos que creen que el desarrollo nacional depende de discursos floridos, retórica prefabricada y palabrería hueca?

Ojalá todos los gritos fueran como el grito de ¡¡¡gol!!!, pero la vida se parece más a un partido de fútbol con árbitros injustos que a una contienda donde impera el Fair Play.

Etiquetado como: