Por: José Pablo Alfaro Rojas 3 julio

La justificación del técnico Benito Floro para explicar la ausencia de Álvaro Aguilar y Jake Beckford de los amistosos, y su posible préstamo, ya roza lo absurdo.

Alajuelense podría ceder a dos jugadores que llegaron al club a solicitud del propio Floro. Dos refuerzos que, en la teoría, estudiaron a profundidad porque cumplen con el “nuevo” perfil al que aspira la Liga.

Ninguno de los exsancarleños ha tenido minutos en la pretemporada. No jugaron contra el Once Caldas y menos frente a Árabe Unido, aun cuando el español alineó un grupo de novatos el domingo.

Si la Liga decide mandar a préstamo a estos futbolistas, saldrían a relucir, otra vez, las enormes falencias de Floro como gerente deportivo del equipo; la falta de planificación y de un análisis exhaustivo para elegir a los refuerzos del club.

También confirmaría las palabras de Álvaro Mesén, exmiembro de la comisión técnica, quien fue transparente al recalcar lo poco que estudia la Liga a sus nuevos futbolistas.

Ya falló en la elección de cuatro extranjeros (Iago todavía está debiendo) y decidió mandar a préstamo por un año a Esteban Marín, cuando es evidente que la Liga lo necesita.

De paso, los fichajes lo único que dejan son dudas y sombras.

Si ya de por sí estos argumentos exhiben las cuestionables decisiones del español durante su proceso en la Liga, también la dejarían muy debilitada.

Estos refuerzos llegan a remendar las debilidades mostradas por el club erizo a lo largo de la pasada campaña, cuando finalizó sétimo de la tabla.

No se trata solo de la equivocación al fichar, sino también de que el club queda descubierto en un área muy específica.

Luego de cometer el grave error de dejar ir a Marín y tras la salida de Michael Umaña, en la zaga central solo quedarían Jameson Scott, Darío Alfaro, Diego Mesén y Seemore Johnson (otro fichaje cuestionable). Ni una figura de peso para afrontar el torneo local y la Concacaf.

Son valiosos los esfuerzos que está realizando el presidente Fernando Ocampo para fortalecer la parte administrativa del club y equilibrar las finanzas. También me parece una buena idea que pretenda innovar con la construcción de un estadio. El principal inconveniente es que la parte deportiva no para de dar tumbos.

Etiquetado como: