Por: Danilo Jiménez 11 mayo

Si David de Gea toma el puesto de Keylor Navas antes de fin de año como delira el madrilismo al tico habría que ungirlo por adelantado como el mejor futbolista de nuestra historia.

El listón del cancerbero quedaría en las nubes con más de un centenar de partidos bajo el arco más mediático del mundo, atajadas épicas, una Champions, otra en ruta y un merecido título de Liga si mantienen el paso.

De Gea se quedaría con el puesto por esa suerte de destino manifiesto según el cual el arco del Real y de la Selección es uno solo y no, necesariamente, por un tema de superioridad como mandaría la lógica.

Keylor sería el número uno de nuestra historia por adelantado, con apenas 30 años, una proyección de otros 5 en gran nivel y el orgullo que significa mantenerse vigente en la óptica de clubes de primer mundo del fútbol que sí valoran su clase.

Situarlo en la cima del podio criollo apenas deje el Madrid y todavía muy lejos de su adiós sería una forma de adelantar lo que, irremediablemente, ocurrirá al momento del retiro cuando Wikipedia deje de engordar su biografía con nuevas conquistas.

Para un nostálgico de las glorias de antaño como yo, por el sencillo hecho de que esa galaxia de futbolistas me alegró todos los domingos de la infancia, premiar a Keylor equivale a reconocer que los jugadores contemporáneos se situaron en niveles impensados.

Se podría argumentar que mis ídolos en sepia no llegaron a una Copa del Mundo porque antes solo había una plaza que, indefectiblemente, se dejaba México, pero eso no es culpa de los actuales quienes capitalizaron su oportunidad y marcaron diferencia como la brillante generación de Brasil 2014, de cuyas rentas aún vivimos.

Quizá la salida salomónica sería ver a los actuales como .legítimos herederos en calidad de aquellos que abrieron fronteras primero, en Colombia, México, Argentina –Fello Meza- e inclusive España –Alejandro Morera- y que se trata, entonces, de una consecuencia lógica.

¿Cómo les habría ido a los "Chaparritos de oro" en el Mundial de Suecia 58' o a Rodolfo Umaña, Walter Elizondo, Heriberto Rojas, Hernán Morales, "Yuba" Paniagua, Leonel Hernández, Wally Vaughn, Errol Daniels, Edgar Marín y Juan José Gámez en México 70' o Alemania 74'?

Nunca lo sabremos, pero confío en que habrían tumbado a un grande, se habrían dado gusto tirando paredes, caños y triangulaciones; la prensa del primer mundo del fútbol les habría dedicado elogios encendidos y muchos se habrían asegurado un contrato con un club de relumbrón porque les sobraba clase.

Y mientras sigo hilando imposibles empujado por el delirio del nunca fue, Keylor se arrima a su segunda final de Champions ante la hermética Juventus, dándole de comer a su leyenda y demostrándonos, también, que su destino manifiesto es ser el mejor futbolista de la historia de nuestro país.

Etiquetado como: