Él es quien conoce muy bien el estilo del estratega, lo que busca, lo que pide y lo que quiere

Por: Fanny Tayver Marín 27 mayo, 2016
Omar Royero es el nuevo asistente de la Liga.
Omar Royero es el nuevo asistente de la Liga.

Desde que se concreto su llegada a Alajuelense, el técnico argentino José Giacone y su asistente, el colombiano Omar Royero, trabajan sin parar, porque la Liga empezará la pretemporada el próximo miércoles.

Royero comenzó a ser la mano derecha de Giacone desde que se encontraron en la UCR, en segunda división en 2012, y desde entonces conforman un equipo de trabajo.

"No soy tan expresivo, soy muy tranquilo y estoy contento. Tomo este reto con tranquilidad, sabiendo que hay mucha responsabilidad por el respeto y el prestigio de una institución grande y porque hay que trabajar por esa alegría que quieren todos los aficionados", comentó Royero a La Nación.

Él es quien conoce muy bien el estilo de Giacone, lo que busca, lo que pide y lo que quiere, algo que detalla en esta entrevista:

- Con el estilo de José Giacone, ¿qué se puede esperar de esta nueva Liga?

Un equipo que no de nada por perdido, que se entregue al máximo, siempre con un estado emocional de ganador, queriendo ir a ganar a todos los estadios.

- Más allá de lo físico, lo técnico y lo táctico, ¿cuánto pesa lo mental porque ya es mucho tiempo que tienen sin ganar una final y eso, de cierta manera, golpea y genera dudas?

Eso es importante, va incluido siempre porque la parte mental es tan importante como lo demás y hay que ubicarse bien en qué es lo que el equipo ha tenido emocionalmente y lo que ha vivido últimamente, para de ahí en adelante, poderles entrar a los jugadores.

"La confianza va a ser un factor importante".

- ¿Cómo han sido estos primeros días de trabajo una vez que ya se confirmó que ustedes se integran al cuerpo técnico de Alajuelense?

Cuando el profe me llama y me comenta de la posibilidad, porque fue muy rápido todo y se concreta, de ahí en adelante la primera tarea fue salir a buscar el registro de todos los jugadores, cuántos han jugado, y de ahí en adelante todo lo que hace falta, los detalles, qué se puede hacer y qué no. Así ha sido y así va a ser hasta que termine el torneo.

- Han salido varias figuras del equipo. ¿Ya están manejando opciones de jugadores que pueden llegar como refuerzos?

Sí, desde luego, es un tema que está manejando el profe directamente con el gerente a quien harán oficial en estos días (se trata de quien sustituya a Fernando Colombo); ya él viene manejando el tema de refuerzos.

- ¿El propio Giacone se encargará de la preparación física?

Desde que venimos trabajando juntos en la segunda división de la UCR, siempre hemos manejado un método muy integral porque todo tiene su importancia. En lo físico, cuando se va a la cancha, siempre hay mucha bola.

"Si es fuera de la cancha lo físico sería en gimnasio, pero siempre hay una integración de todos los aspectos y es un tema por el cual pareciera que el profe excluye a la figura del preparador físico, pero en realidad no le incomoda trabajar con uno, pero tiene muy clara la metodología de entrenamiento".

"La pretemporada es tan importante como la fase de competencia donde también hay mantenimiento porque hay que nivelar cargas, hay que tener una compensación muy clara de las cosas, más cuando los partidos son domingo – miércoles – domingo".

"El tema físico es primordial, no es solo en la pretemporada. Es en todo el tramo".

"En la pretemporada habrá cargas elevadas, luego en la competencia habrá puntos en los que se pueda meter una carga elevada para hacer un mantenimiento".

- Giacone dice que a él le resulta curioso que muchos lo tachan de defensivo, pero asegura que le gusta tener a un equipo que se defienda bien y que vaya alegremente al ataque. ¿Es así?

Sí, suele pasar cuando se ve a un equipo que pasa línea de balón y trabaja en bloque ordenado, por eso le dan ese calificativo, porque cuando un equipo pasa línea de balón y resulta que es el último cuarto de cancha, defienden todos.

"Se dice que se mete el bus, pero hay que fijarse cuando se va al ataque porque se puede llegar con cinco o con seis jugadores y se queda solo con cuatro atrás e inclusive con tres".

"Al profe siempre le ha gustado el fútbol ofensivo y bien elaborado, pero siempre hay que ubicarse".

"Hemos estado en otros equipos en los que hemos tenido la oportunidad de poder trabajar esa elaboración, paro saber cuándo emplearla y cuándo no".

"También todo sistema hay que adaptarlo a esas cualidades de los jugadores porque no basta con el gusto de un entrenador cuando de pronto los jugadores no tienen esa posibilidad, y no estoy hablando de ningún equipo; lo que digo es que cuando un entrenador maneja un gusto, pero no tiene a los jugadores para poder hacer ese sistema, entonces tiene que adaptar otro sistema y no frustrar a los jugadores por el gusto del entrenador".

"Siempre es importante reconocer la virtud de los jugadores para cierto sistema".

"El gusto del profe puede acogerse como una regla del A, B y C, que los equipos empiezan de atrás para adelante, que hay que pararse bien... Nos gusta un equipo ordenado, pero que tenga muy buena presencia ofensiva".

- ¿Qué es lo pide José Giacone a un jugador?

Que se entregue al máximo, la displicencia no va, no cabe y el ahorro de esfuerzo tampoco; el jugador tiene que dar todo el corazón.

- ¿Qué encontró en Costa Rica? Llegó como jugador y ahora ya tiene recorrido como asistente y llega con Giacone a la Liga.

Acá yo me radiqué porque tengo una hija de ocho años, yo vivo muy pendiente de ella, le doy todo. A partir de ahí me quedé aquí para estar pendiente de ella, siempre me abrieron las puertas para tener trabajo. Cuando estaba jugando, paralelamente hice las capacitaciones que ofrece la Federación para tener la respectiva licencia de entrenador y ahí fui creciendo. Esto siempre me llamó la atención desde que era jugador, quería estar integrado en un cuerpo técnico.

"Conocí a José Giacone en la segunda división con la UCR, ahí él me acogió como asistente y comenzamos con esta labor y ahí hemos estado juntos, batallando".

"Me gusta Costa Rica, tengo la posibilidad este año de hacer el examen de naturalización porque ya tengo el aval para poder aplicar, y entonces ando estudiando historia y geografía del país en este tiempo, y me gusta".

"Mi familia ha venido, le gusta el país, y si el día de mañana fuera a otro país o algo, creo que siempre voy a llegar otra vez aquí porque lo tomé como un punto para estar radicado".