El expresidente de Belén, Olman Vega, admite interés en tres clubes, todos con problemas económicos. Consultado sobre Cartaginés, cuyo estadio podría ser rematado en menos de un mes, no quiso confirmar ni desmentir.

Por: Cristian Brenes 30 junio
Daniel Casas (der.) fue presentado junto al preparador físico, Jonathan Fernández. Los acompañó el presidente Olman Vega.
Daniel Casas (der.) fue presentado junto al preparador físico, Jonathan Fernández. Los acompañó el presidente Olman Vega.

Apenas a finales de mayo dejó la silla de presidente del club que se conoció como Belén FC, pero ahora Olman Vega dice tener un inversionista para tomar las riendas de un club de fútbol de Primera, como administrador o dueño. Incluso, asegura que hay tres equipos que están interesados en su ayuda.

Luego de casi cuatro años con los belemitas, Vega se desvinculó por completo de la institución; sin embargo, quiere seguir de lleno en el fútbol.

El dirigente prefirió no adelantar nombres de las instituciones, no obstante, afirmó que ya tuvo contactos preliminares con las partes involucradas, organizaciones que atraviesan problemas económicos. Vega no quiso confirmar ni descartar cuando La Nación le consultó directamente por Cartaginés, por tratarse de un plantel con una urgencia financiera inmediata, dado el posible remate del estadio Fello Meza, fechado para el 24 de julio.

Quien fuera jerarca de los florenses reveló que se encuentra en una etapa de estudio, junto con el empresario que lo respalda, para definir cuál es la alternativa más rentable y así pasar a presentar una propuesta.

"Voy muy adelantado en el tema de administrar un equipo. Son temas delicados, pero contamos con tres posibilidades. Se me han acercado equipos, principalmente los que tienen problemas económicos. Lo que manejo es una inversión nacional, pero no es mi dinero, lo que aporto es mi trabajo y la experiencia, porque me he ganado la confianza de alguna gente", manifestó.

Vega recalca que tiene más de 30 años en el fútbol, tras su paso por Santa Bárbara, Santos, Belén, la Comisión de Selecciones Nacionales y el Comité Ejecutivo, así como en comités cantonales de deportes, por lo que se considera capacitado para otro desafío. Incluso, contó que sus atestados hacen que su socio deje todo en sus manos y esté dispuesto a llegar de inmediato a donde le recomiende.

Olmam negó que se trate de capital extranjero, específicamente de México, como sucedió con los belemitas; por el contrario, insiste en que es costarricense, incuestionable y amigo suyo de muchos años. Al preguntarle si una de las opciones es un equipo de los cuatro tradicionales, el dirigente insistió en no dar detalles y tampoco aceptarlo o rechazarlo.

--Por lo que describe de clubes en problemas económicos, ¿Cartaginés es una de las alternativas?

--No puedo contestar porque no me puedo salir de esa línea.

--Este diario maneja información de que usted está considerado a Cartaginés, ¿es así?

--Ya veremos con el tiempo a ver si usted tiene razón.

--No descarta el tema de Cartaginés. ¿Sí es una posibilidad?

--Sin ánimo de presumir, lo que quiero decir es que puedo dirigir o presidir cualquier equipo de Primera División de este país y estoy en la capacidad de hacerlo con gente que uno lleve a colaborar y que tenga experiencia.

--¿El reto de Cartaginés lo seduce?

--Lo que me seduce es la oportunidad de sacar adelante los proyectos de uno, que pareciera ya no son tan complicados. Aquí el tema es tener un inversionista que tenga capacidad de refinanciar las deudas y así ir ordenando la casa. Un equipo como el que usted menciona podría estabilizarlo en cuatro o cinco años. Pensé así con Belén y en dos años y medio logró tener esa estabilidad.

--¿Cartaginés le parece una buena alternativa para invertir?

--Los equipos de fútbol de este país son una buena alternativa. Por la experiencia que tengo considero que con el trabajo diario, ordenado, el refinanciar deudas, el tener un respaldo financiero importante nos permite a nosotros salir adelante con cualquier club. Depende más de las condiciones, porque alguna gente pretende que el inversionista ponga la plata y ellos se quedan. Sin embargo, en el caso nuestro es poniendo y limpiando.

Brumosos anuentes a escuchar. Luis Fernando Vargas, presidente de Cartaginés, señaló que no conoce sobre el interés de Olman Vega por llegar a administrar o comprar algún club en conjunto con un inversionista. Además, recalcó que al equipo no llegó ninguna propuesta formal de momento y tampoco tuvo contactos con el dirigente.

Vargas añadió que están abiertos a escuchar, si en algún momento algún empresario presenta un proyecto, aunque es un tema que no le compete a la junta directiva, sino a los accionistas.

"Esto está fuera del rango de acción de la junta directiva y no contamos con ningún acercamiento de nadie. En dado caso, tendríamos que ver la propuesta para valorar la viabilidad de la misma. También habría que investigar un poco la formalidad del planteamiento, para llamar a una asamblea y ponerlo en conocimiento de los accionistas, quienes son los que al final deciden si quieren darlo o no en administración", señaló Vargas.

El jerarca no escondió que atraviesan un momento difícil a nivel económico, pero siguen intentando frenar el remate y darle estabilidad al plantel, ya que no pueden esperar o pensar en alternativas que no tienen a mano.

Sobre su percepción personal ante los modelos de administración, Luis Fernando enfatizó en que se volvieron comunes en Costa Rica y por ende no se cierran las puertas a escuchar, pese a que no está en sus manos decidir.

"Si se piensa en un inversionista y una figura de administración, creo que hay una tendencia en nuestro fútbol de que estas figuras se den. No lo descartaría si alguien viene con un capital sano, intenciones importantes, en las que no perdamos la identidad del equipo, nombre, colores y localía. Es una opción, pero hasta la fecha nunca hemos tenido una propuesta formal", concluyó.

Por su parte, Vega dijo conocer que las opciones que le parecen atractivas no pertenecen a una sola persona y por ende de darse algo deberían hacerse transformaciones y votaciones. No obstante, aún así le motiva el ser administrador y están dispuestos a hacer el ofrecimiento pronto.

"Pienso que esto puede ser en cualquier momento, ya sea una semana o en 15 días, pero no depende solo de uno. Puedo iniciar en cualquier momento y entre más rápido mejor, porque tampoco vamos a invertir en un club que esté en picada", dijo Olman.