La Liga y Cartaginés han pedido que no nombren a algunos réferis en sus juegos

Por: José Pablo Alfaro Rojas 3 febrero, 2015

Nueve de los 12 silbateros de la Primera División han sido cuestionados en los últimos seis meses por dirigentes, técnicos y jugadores por la labor que realizan durante los partidos.

Según un recuento realizado por La Nación , solo Henry Bejarano, Hugo Cruz y Adrián Elizondo se salvan de los señalamientos de los equipos, al menos en ese periodo.

El resto de jueces centrales han estado en el ojo del huracán, principalmente por las críticas de Herediano, Cartaginés, Alajuelense y Saprissa.

En el caso del Team , cuestiona a Wálter Quesada porque considera que lo perjudicó en la pasada final ante Saprissa y a Ricardo Montero por anularle un gol ante Belén, en el certamen anterior.

“Siento que la Comisión de Arbitraje debe valorar cuando un club le pide que no le ponga un árbitro, por lo menos para que no dirija los juegos de este equipo con tanta frecuencia”, comentó Orlando Moreira, dirigente rojiamarillo.

La Comisión aclaró que no decide los nombramientos de acuerdo a lo que digan los equipos, sino a un criterio de elección basado en el rendimiento.

Mientras tanto, Cartaginés aún solicita que no le nombren a Rándall Poveda, sobre todo cuando juega en su campo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Esto luego de la última final entre brumosos y florenses en que el réferi expulsó a José Villalobos Chan, tras una supuesta falta sobre Víctor Núñez.

“No podemos garantizar su seguridad, sobre todo en la entrada y salida del estadio”, justificó Otto Patiño, secretario de la junta directiva blanquiazul.

Del mismo modo, en la campaña anterior solicitó que no le asignaran a Rafael Vega, ya que avaló un gol de Carmelita en un posible fuera de juego.

También criticó duramente a Andrés Alpízar, pues no le sancionó un penal a Paolo Jiménez en el último cotejo de los blanquiazules ante Pérez Zeledón en el Valle de El General.

La Liga también mostró su molestia con Jeffrey Solís y pidió que no se le nombrara más en este torneo, ya que Óscar Ramírez lo considera permisivo en las faltas hacia sus jugadores.

Además, en la pasada temporada los rojinegros se quejaron por la labor del central Andrey Vega, quien pitó un penal a favor del Team tras la recomendación del línea del juego, Leonel Leal.

El jerarca manudo, Raúl Pinto, considera que la crisis se produce por la presión que están sufriendo los árbitros debido a las constantes críticas.

“Están viviendo una inseguridad muy grande”, dijo Pinto.

En Saprissa, el timonel Jeaustin Campos criticó con dureza a Keylor Herrera en la primera fecha, ya que expulsó a David Guzmán por una mano dudosa.

El pasado jueves cuestionó el rendimiento de Rafael Vega, debido a que le sacó tarjeta roja a Néstor Monge, según él, sin razón alguna, y el domingo las críticas fueron para Andrey Vega, quien no pitó una supuesta falta sobre Deyver Vega previo al segundo gol charrúa.