5 febrero, 2016
Eduardo Li (derecha) asistió a un homenaje a la Selección de Costa Rica durante el Mundial celebrado en Brasil. Aquí con el exseleccionador Jorge Luis Pinto y el alcalde de Santos, Paulo Barbosa. | ARCHIVO
Eduardo Li (derecha) asistió a un homenaje a la Selección de Costa Rica durante el Mundial celebrado en Brasil. Aquí con el exseleccionador Jorge Luis Pinto y el alcalde de Santos, Paulo Barbosa. | ARCHIVO

Una de las razones que más defiende el abogado de Eduardo Li en la petición de libertad bajo fianza, es que no hay riesgo de que el costarricense se fugue.

Samuel Rosenthal, defensor de Li, argumenta que el exdirigente es reconocido en nuestro país debido al éxito deportivo que lo acompañó durante su gestión en la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) y su paso por el Puntarenas FC.

En la carta que le presentó al juez Robert Levy recuerda, entre otros logros, el título de Uncaf que ganó el cuadro porteño en el 2006, además del éxtasis que provocó en el país la participación de la Selección Mayor en la Copa del Mundo Brasil 2014.

A lo anterior se refiere como “un logro reconocido en Costa Rica que desató celebraciones en todo el país”.

“El señor Li no es el tipo de individuo que viviría en las sombras como un fugitivo y sus amigos han atestiguado que él aparecerá en el juicio si es liberado bajo fianza”, agrega la nota, presentada ayer en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

Rosenthal también insiste en la misiva en que el exfederativo nunca cometió algún delito.

“Nunca ha sido acusado en un procedimiento penal (...). Y, como se muestra en las declaraciones y cartas presentadas en su nombre, el señor Li tiene una excelente reputación”, explica.

Otro detalle que destaca la nota es que Li renunció voluntariamente al proceso de extradición y se entregó con el objetivo de responder ante los cargos que se le endosan. A la vez, resalta el buen comportamiento que tuvo durante los seis meses de estancia en la cárcel de Winterthur, Suiza.

Como referencia, el abogado de Li utilizó antecedentes de otras personas que fueron encarceladas en Estados Unidos por delitos más graves y que al final obtuvieron la libertad condicional en la misma corte que lleva el caso del nacional. “Esta Corte debe reconocer que los hechos por los que el señor Li es acusado no son delitos violentos; él se entregó voluntariamente en Estados Unidos y está dispuesto a poner a responder todos los bienes a su nombre o de su esposa (...). Por las razones antes mencionadas, la solicitud de fianza debe ser concedida”, finaliza la carta.