En Alajuelense consideran que el recio zaguero argentino mereció recibir la segunda cartulina amarilla dos veces.

Por: José Pablo Alfaro Rojas 20 diciembre, 2015
Andrés Imperiale pelea en las alturas con McDonald. | RAFAEL PACHECO
Andrés Imperiale pelea en las alturas con McDonald. | RAFAEL PACHECO

La única protesta del camerino rojinegro hacia el silbatero central Hugo Cruz fue que no mandara a las duchas al defensor de Saprissa Andrés Imperiale.

En Alajuelense consideran que el recio zaguero argentino mereció recibir la segunda cartulina amarilla dos veces.

Sobre todo al minuto 62, cuando le cometió una infracción a José Guillermo Ortiz.

“Fue evidente que hizo las faltas que quiso y que por lo general eran de amarilla. Incluso, las decisiones arbitrales le dieron tiempo al técnico (Carlos Watson) de sacarlo del partido”, explicó Johnny Acosta.

Mientras, el arquero Alfonso Quesada dice que si hubiera sido un futbolista de la Liga el que comete esas infracciones, la decisión del réferi sería distinta.

“Se perdonó bastante, si hubiera sido al revés habrían expulsado a un jugador”, dijo.

Este fue el único reclamo de los manudos, pues en general, reconocieron que el silbatero atinó en sus interpretaciones.

Incluso, el presidente manudo Raúl Pinto aseguró que “el arbitraje de Cruz fue bueno”.

Por otro lado, Imperiale se defendió de las críticas y afirmó que solo cometió tres faltas durante los 90 minutos del juego.

Dice que el haber realizado dos infracciones muy seguidas dio la impresión de que había pegado durante todo el cotejo.

“Lo que pasó fue que hice dos faltas en 50 segundos, entonces se malinterpretó”, dijo Imperiale.

“El duelo con McDonald termina ahí, después del pitazo final. Le digo que es un duelo de buenas intenciones. Él también es un jugador fuerte que lucha cada una de las pelotas”, agregó.

El cotejo de vuelta en el estadio Alejandro Morera Soto será dirigido por Henry Bejarano.

Etiquetado como: