Las calles de la "Ciudad de las Flores" colapsaron con los cientos de seguidores que vibraron por el campeonato del Team

Por: Juan Diego Villarreal 24 mayo, 2015

La algarabía de los seguidores del Herediano los llevó a aguantar la lluvia que los sorprendió en la madrugada, festejando el título 24 del Team rojiamarillo.

Las calles de la "Ciudad de las Flores" colapsaron, los gritos de emoción se confundieron con las pitoretas de los automóviles, mientras en el parque se escuchaba como las campanas de la Catedral repicaban, gracias al esfuerzo del sacerdote Fernando Vilchez, lo cual llenaba de emoción los corazones de los seguidores heredianos.

La afición florense festejó hasta la madrugada la estrella 24 del Herediano.
La afición florense festejó hasta la madrugada la estrella 24 del Herediano.

“Al fin lo logramos. Nos quitamos la paternidad en los penales, somos campeones”, gritaban unos jóvenes desde un carro que pasó mientras agitaban las banderas rojiamarillas sin parar.

Los cánticos retadores de la masa de seguidores triunfantes no se hicieron esperar, mientras otro grupo bailaba en el quiosco del parque y sus alrededores, uno menor observaba sentado, con signos visibles del cansancio, todo lo que sucedía a su alrededor.

El aguacero arreció a eso de las 2 de la madrugada, pero la felicidad no se detuvo, el equipo no aparecía en la carroza, pero eso no fue motivo para terminar la fiesta. El frío no hizo mella en el espíritu ni apagó la sonrisa de los fanáticos quienes dejaron atrás sus penurias.

Nadie se acordó de un abril ingrato, con goleadas incluidas en las semifinales de la Concacaf ante el América de México (6-0) y la misma Liga por el Torneo de Verano (4-0), pero si de las frases del exdefensor florense, Francisco Calvo, quien aseguró que el Team no sería campeón, así como de las opiniones de los presidentes del Saprissa; Juan Carlos Rojas y del manudo; Raúl Pinto, quienes aseguraron que de su serie semifinal saldría el campeón. Palabras que se las llevó el viento, que ya no importaban, pues el pueblo rojiamarillo fue el que disfrutó y gozó hasta el amanecer.

Etiquetado como: