Por: Miguel Calderón S. 30 enero, 2015

El volante morado Néstor Monge no soportó el sentimiento de impotencia que lo invadió al finalizar el juego y soltó el llanto, cuando atendió a la prensa.

El contención salió expulsado al minuto 91 del compromiso, luego de disputar un balón dividido con el santista Jesús Camacho, a quien majó por la inercia de la jugada.

Monge apenas sumaba dos minutos en el campo, por lo que su frustración fue mayor.

“Diay, qué voy a sentir, imagínese la impotencia que siento...”, manifestó con la voz entrecortada y sin poder recuperarse del golpe emocional.

De hecho, sus compañeros de escuadra le dieron apoyo cuando iba ingresando al autobús que los iba a transportar.

“Los compañeros me apoyan, pero en estos momentos no hay nada que lo haga sentir bien a uno. Yo he sufrido mucho con las constantes amarillas y ahora me pasa esto”, afirmó.

Sobre la polémica acción, el futbolista contó que él nunca actuó de mala fe. Además, agregó que el central del cotejo, Rafael Vega, debería ver la repetición de la jugada y así aceptar que se equivocó.

Néstor Monge no logró encontrar espacio para tener regularidad con Saprissa.
Néstor Monge no logró encontrar espacio para tener regularidad con Saprissa.

“Que diré, es una jugada dividida y normal. En cambio Santos no se cansó de hacer faltas en todo el partido y no recibieron ni una tarjeta amarilla, pero bueno, el árbitro sabrá con qué intención lo hizo.

“Yo si lo toqué nunca fue con mala intención. Ojalá pueda ver la repetición y ver que no fue la decisión correcta”, manifestó.

El técnico morado, Jeaustin Campos, también le dio el respaldo a su jugador y cuestionó al árbitro por la expulsión.