José Guillermo Ortiz, Andrés Lezcano, Kenneth Dixon, Diego Madrigal y Jossimar Pemberton anotan y le ponen difícil la elección al técnico Javier Delgado.

Por: Ferlin Fuentes, Juan Diego Villarreal 5 febrero, 2016
El delantero de la Liga, Andrés Lezcano, elude al meta santista Marco Madrigal en el duelo que los rojinegros ganaron el jueves 4-2.
El delantero de la Liga, Andrés Lezcano, elude al meta santista Marco Madrigal en el duelo que los rojinegros ganaron el jueves 4-2.

La lucha por un campo en la ofensiva de Alajuelense es todo un reto para sus artilleros.

José Guillermo Ortiz, con sus cuatro goles; Andrés Lezcano, Diego Madrigal y Jossimar Pemberton, con dos; más Kenneth Dixon, con un tanto, le ponen las cosas difíciles a sus compañeros Jonathan McDonald y el argentino Hernán Rivero.

McDonald, quien viene de purgar tres partidos por sanción, y Rivero, recién llegado a la institución rojinegra, deberán demostrarle al técnico Javier Delgado que pueden pelear un puesto en el once titular, ante el buen rendimiento de sus compañeros mostrado en el arranque del Torneo de Verano.

"La idea es que se generen muchas opciones en ofensiva, lo importante es tener variantes como ante el Santos y tener la paciencia para concretarlas. Por momentos el partido se nos complicó, pero el equipo siguió luchando para anotar las opciones", comentó Delgado.

"Rivero y McDonald tienen que esperar para entrar en la titularidad. Los primeros cuatro delanteros (Dixon, Lezcano, Ortiz y Pemberton) tienen más tiempo de trabajar que Hernán, mientras que Jonathan viene de cumplir tres partidos de sanción. Deberán esperar un poquito su oportunidad, porque sus compañeros la están complicando con un muy buen rendimiento que hace que exista una feroz competencia en el ataque", añadió el estratega manudo.

Tienen su confianza. El timonel rojinegro añadió que en el caso de McDonald, es un jugador muy importante para el club y que cuenta con todo el apoyo y la confianza del cuerpo técnico.

"Después de su castigo (tres juegos de sanción) tuvo un regreso normal, siempre mostró ser un jugador fuerte, que está metido en el juego y que cuando falla se enoja consigo mismo. En él es algo muy normal, lo conozco desde que lo tuve en otro equipo (Herediano) y era muy joven", añadió Delgado.

Por su parte, el argentino Rivero comentó que trabaja duro para estar rápidamente al nivel del resto de sus compañeros.

"Estoy entrenando desde que llegué, me siento contento con el grupo y tengo claro que la pelea está dura porque mis compañeros están haciendo goles. Ahora nos tocará esperar la oportunidad para demostrar nuestras condiciones en el terreno de juego", puntualizó Rivero.