Por: Rodrigo Calvo C. 23 septiembre, 2014

Una falta al reglamento cometida por el Saprissa en mayo pasado podría concederle esta noche el título del 2014 al vigente campeón Moravia, en el primer partido de la final del fútbol femenino tico.

La circunstancia fue ratificada ayer por Mario Muñoz, comisionado de Adeliffe, previo a la ida de la final del Torneo de la Primera División, que será hoy a las 8 p. m. en el estadio Saprissa.

A Moravia le basta con ganar el duelo, porque las tibaseñas no solventaron un problema logístico en un juego con Garabito hace aproximadamente cuatro meses y perdieron los tres puntos

“El 10 de mayo, durante la final masculina entre Saprissa y Alajuelense, el público destruyó el marco sur. Al día siguiente, a las 11 a. m., el equipo local no arregló la portería y perdió por incomparecencia”, explicó Muñoz.

La árbitra central, Marianela Araya, lo canceló porque no tenían repuesto para el arco despedazado. “Se tomó un marco portátil, le quitaron los rodines y lo ‘anclaron’ en el travesaño, pero no cumplió con la seguridad exigida ni las medidas reglamentarias”, dijo la silbatera esa vez.

Para evitar que Moravia se corone hoy, Saprissa debe igualar o ganar para forzar la segunda final, que será el domingo a las 11 a. m., en barrio Socorro, en San Miguel de Santo Domingo, Heredia.

Hace cuatro años, en un caso parecido, UCEM Alajuela obtuvo el cetro luego de que Arenal Coronado no pagase una multa.