A las puertas de su debut en Primera, Wálter Centeno analizó los pilares de su estilo, en el que insiste se impondrá el buen fútbol sobre los resultados. Hasta en el escenario más propicio para defenderse, Paté espera imponer su idea.

Por: José Pablo Alfaro Rojas 27 julio
Wálter Centeno, timonel de Grecia, espera que su estilo marque una era en el fútbol nacional.
Wálter Centeno, timonel de Grecia, espera que su estilo marque una era en el fútbol nacional.

Redacción

Imagine el siguiente escenario: Grecia está derrotando 2 por 0 a la Liga en su debut en Primera División y le expulsan un futbolista. ¿Wálter Centeno debe, literalmente, meter el bus?

Paté tarda solo unos segundos en analizar la pregunta, da algunas vueltas a su respuesta, pero al final muere con su discurso (al menos en la teoría).

"Reacomodo el equipo de manera en que no pierda la posesión de balón", insiste.

Quien es el único timonel debutante de la división de honor asegura no estar dispuesto a replicar la fórmula defensiva que predomina en la mayoría de equipos de Primera.

Cree que aún en un plantel considerado modesto, puede controlar la pelota y sacar los resultados. Tampoco hay otra premisa en su mente que la de ser ofensivo.

Le hicimos otra pregunta difícil para el inicio de su travesía en Primera. ¿Va a salir atacar al Estadio Nacional, frente a uno de los clubes grandes y en su debut en la máxima categoría?

"Vamos a buscar el resultado de una manera arriesgada, algo que nadie hace acá. Si usted ve que el equipo no juega a nada, puede decir que hablé paja. Si mi equipo no da cinco pases seguidos, estoy listo", confesó Centeno, abierto a reconocer que una novatada le puede pasar factura el domingo, y que su estilo va más allá de lo que suceda contra Alajuelense.

En el vocabulario de Centeno no existe la palabra 'contragolpe'. Dice que va en contra de su ideal futbolístico, aún cuando lo traten de 'Pollito'.

El término viene de Hernán Medford, amigo, técnico y excompañero de Paté, quien medita con una sonrisa pícara sobre el discurso del entrenador griego, quizás muy romático en su propuesta, ante la necesidad de resultados de los equipos y las exigencias tácticas del fútbol de Primera.

"Es un pollito, apenas sacó su cabecita del huevo. Si uno se desubica, pierde", afirmó Hernán.

La mirada de Centeno, a las puertas de su debut, gira únicamente alrededor de su propuesta.


"Hernán Medford vende su producto, yo vendo el mío. Nadie dijo que sería fácil, vamos a pasar situaciones difíciles, pero no hay que tener miedo", dijo Centeno

Aún cuando sabe que los marcadores positivos deben venir de la mano de su idea, es muy claro en que está dispuesto a perder partidos al principio, con tal de madurar su juego.

"Te voy a decir una cosa, si yo me afano en el primer partido, estoy mal. Nuestro afán es demostrar que podemos jugar algo diferente. Los resultados son importantes, pero no son de vida y muerte", puntualizó el estratega.

-¿Qué significa jugar bien para Wálter Centeno?

Para Paté, el término 'jugar bien' implica muchas cosas, pero en todas es necesario tener la pelota y ser ofensivo.

Dice que muchos lo han tratado de 'loco' por lo que quiere hacer, más aun por lo que significa medirse con Alajuelense en el Nacional, cuando todavía es visto como un 'morado' más.

Sí derrota a la Liga, sería el broche de oro a una pretemporada mediática para los de Occidente, que anunciaron con bombos y platillos el juego en el Nacional, la llegada de refuerzos de peso y sobre todo la insistencia de mostrar que pueden jugar distinto al resto de equipos de Primera.

"Para muchos jugar bien es utilizar un sistema de 5-4-1, ser ordenados en defensa y contragolpear. Para mí no. Yo creo que jugar bien es tener propiedad con el balón, crear opciones de gol y arrinconar al rival", enfatizó Centeno.

Volviendo al escenario hipotético, va ganando 2 a 0 en una Joya de La Sabana posiblemente repleta de liguistas, en su debut como técnico de Primera y al frente del benjamín Grecia. En el epílogo, se queda con un futbolista menos en la cancha. Sería una evidente sorpresa.

Entonces, ¿cómo haría para sostener el resultado sin ser defensivo?

"Hay muchas formas de meter el bus. Está el que cede la pelota y coloca un bloque profundo. No soy de ese estilo. Los conozco a ustedes los de la prensa, si hago eso, me cortan la cabeza. Pero está el que controla el balón y no cede la bola, que tal vez nadie lo usa aquí", agregó Centeno, con la convicción intacta de lo que mostrará Grecia este domingo a las 11 a.m.

Con el morbo de enfrentar a la Liga de por medio, el hoy estratega de 44 años vive el fútbol con pasión. Descarta ponerse los tacos de nuevo, aunque todavía le dan ganas de vez en cuando.

Ganarle a la Liga no lo desvive, aunque admite que le gustaría hacerlo, siempre y cuando se mantenga su máxima premisa.

"Voy a salir a la cancha con la idea de jugar. Lo primero es que el equipo juegue bien y segundo que si yo juego bien, tengo muchas posibilidades de ganar, entonces no me voy a sorprender (si derrota a la Liga). Los resultados se van a ir dando", concluyó Centeno.