Por: Fanny Tayver Marín 13 abril, 2016
Mauricio Wright aún confía en que su escuadra puede avanzar a las semifinales del Torneo de Verano.
Mauricio Wright aún confía en que su escuadra puede avanzar a las semifinales del Torneo de Verano.

El técnico del Municipal de Pérez Zeledón, Mauricio Wright, se quejó fuertemente del arbitraje de Jeffrey Solís tras la derrota de su equipo 4 a 1 ante Alajuelense.

Wright se quejó fuertemente por las expulsiones de Cristian Rivas y Jeikel Venegas. Además se molestó por todo el tiempo que se tomó Solís en mostrarle la roja a Jonathan McDonald luego de un codazo muy claro sobre Eduardo Valverde.

"El arbitraje tiene secuestrado al fútbol nacional, hoy es a nosotros y después será a otro equipo", explicó el estratega.

El timonel considera que si la situación de los silbateros no cambia en el fútbol nacional, las cosas van a terminar muy mal.

"Hay partidos que los perdés y otros que te los hacen perder. A Perez Zeledón le están haciendo daño, partido a partido nos expulsan dos. Tanto despelote para expulsar a McDonald, se armó una bronca grande por culpa del árbitro. Estamos muy mal. Provocan al público y a los jugadores los ponen a pelear", expresó.

Para Wright es muy sencillo que el silbatero haga el informe arbitral y así el Comité Disciplinario define los castigos a jugadores que no se lo merecían.

"Él (Jeffrey Solís) ahora agarra las hojas y hace el informe arbitral y seguro me van a poner 500 partidos.Todo mundo se prepara bien, pero si el arbitraje no pone de su parte, esto está jodido. Los que siguen haciendo daño siguen pitando, los esconden un par de partidos y siguen pitando después", concluyó Wright.