Por: Daniel Jiménez 21 febrero
El seleccionado nacional Jimmy Marín apunta para ser de las variantes de Popeye Herrera de cara al juego ante Trinidad y Tobago.
El seleccionado nacional Jimmy Marín apunta para ser de las variantes de Popeye Herrera de cara al juego ante Trinidad y Tobago.

El seleccionador Sub-20 Marcelo Popeye Herrera echará mano de la vergüenza del vestuario para cambiar su rumbo en el Premundial de Concacaf y conseguir una victoria este viernes a las 7 p. m. ante Trinidad y Tobago, en el Estadio Nacional.

Tras la sorpresiva derrota por la mínima en su debut frente a El Salvador, Popeye fue claro: "Nos metieron un nocaut y no lo esperábamos".

Por ese motivo usará dos estrategias para cambiar el presente de la Tricolor: cambios en la alineación titular y apelar a la emotividad.

"Cuando el tico está mordido o dolido, es muy fuerte. Estos chicos van a defender los huevos y luego el destino dirá hasta dónde llegamos", expresó el estratega.

El timonel hizo énfasis en que confía en que cualquier jugador del plantel ingrese al once estelar, por ejemplo Andy Reyes y Jimmy Marín, quienes entrarían en el once inicial.

"Los voy a valorar a todos. Hablé antes del torneo, durante y lo seguiré haciendo: el objetivo por el que trabajo en Costa Rica es formativo, pero no descuido lo competitivo y queremos clasificar, porque acompaña y da credibilidad. Soy consciente de lo que nos estamos jugando, lo que significa para todos. Asumo la responsabilidad, perdimos un partido, no la clasificación", acotó el argentino.

Popeye dice sentirse seguro del vestuario que ha logrado en los últimos meses de preparación y en el coraje deportivo que presenten sus dirigidos en lo que resta del certamen.

A la Sele le restan dos presentaciones en la fase de grupos, la primera ante los trinitenses y la segunda contra Bermudas este sábado a las 4 p. m. en el Estadio Nacional.

Etiquetado como: