Erizos tuvieron que remontar un juego que se les complicó en la primera parte

Por: Randall Corella V. 11 septiembre, 2014

Alajuela. Alajuelense firmó anoche un buen negocio en su regreso a la cancha tras un parón de 13 días en el Torneo de Invierno 2014 .

La victoria por 2-1 contra la Universidad de Costa Rica, el incómodo líder certamen, deja grandes réditos al club erizo, aunque tampoco es que no tuvo que sudar por ellos.

Pablo Antonio Gabas celebra con efusividad el empate que consiguió Allen Guevara, con un sólido cabezazo. En primer plano, Jason Scott y Mauricio Montero de la Universidad. | JOSÉ CORDERO
Pablo Antonio Gabas celebra con efusividad el empate que consiguió Allen Guevara, con un sólido cabezazo. En primer plano, Jason Scott y Mauricio Montero de la Universidad. | JOSÉ CORDERO

Los académicos repitieron el equipo que el fin de semana venció a Santos y les trajo el liderato.

La Liga saltó con al menos cuatro de los llamados suplentes, pero con el mismo esquema de línea de cuatro con que arrancó el torneo.

Era la lucha táctica que se esperaba. Un equipo celeste ordenado, paciente y siempre peligroso; un cuadro manudo estratégico y consciente de su responsabilidad como equipo local de ir al frente.

Al menos durante el primer cuarto de hora pudo más la UCR. No en ofensiva, porque en casi 25 minutos de juego no hubo una acción digna de recordar, pero sí se salió con la suya desesperando al rival, obligándolo a errar pases, caer en repetidos fueras de juego y merecer al menos una vez el disgusto de su propia afición.

Y el enojo se hizo mayor al 26', con el gol de Jonathan Sibaja que nació en un grueso error de la zaga eriza. Ariel Rodríguez despejó mal un saque de banda que parecía inofensivo y la dejó servida dentro del área pequeña para que goleador celeste la enviara al fondo. Bofetada y media para los manudos, que tuvieron que rectificar bastante para no irse al descanso en desventaja.

Salvados. Los salvó una mala salida de Julio Cascante que Ariel Soto convirtió en un centro directo a la cabeza de Allen Guevara.

El arranque de la segunda parte tuvo el vértigo que la grada extrañó de la etapa inicial.

Al 49', Álvaro Sánchez casi sorprende con un zurdazo que Méndez mandó al córner. Le siguieron los remates de Rodríguez desde fuera del área y Pablo Gabas a quemarropa, ambos repelidos por el meta.

La U respondió con un tiro libre de Sibaja que obligó la reacción de Alfonso Quesada y otro disparo del mismo Sibaja que el guardavallas erizó atrapó en la línea.

Parecía que el partido ganaba en emociones, y más con el 2-1, obra de Sánchez (58') al desviar de cabeza un disparo de Gabas, pero fue solamente una ilusión.

Arriba en el marcador, Óscar Ramírez acomodó el equipo para asegurar el resultado, cedió un poco el balón y metió hombres para buscar el contragolpe.

José Giacone también movió sus fichas, pero en su afán por buscar el empate, se saltó la mediacancha y le facilitó las cosas a un cuadro rojinegro que de por sí no estaba dispuesto a correr riesgos.