Griezmann estrelló un penal en el palo en el 48’ y Juanfran otro en la tanda decisiva

Por: Cristian Brenes, Fiorella Masís 29 mayo, 2016
El portero costarricense Keylor Navas celebró el fallo de Juanfran en la tanda de penales.
El portero costarricense Keylor Navas celebró el fallo de Juanfran en la tanda de penales.

“Portero sin suerte no es portero”. Así lo dicta uno de los lemas más usados en el fútbol y que es casi una ley para quien se atreve a defender los tres palos.

Incluso, Keylor Navas es fiel testigo de esto y de ahora en adelante cada vez que recuerde la final de la Champions League en Milán, en la que levantó la Orejona, no podrá dejar de lado que dos postes fueron sus ángeles y lo ampararon cuando ya no tenía nada que hacer.

Ayer Navas no fue exigido como se podía pensar, tampoco se tuvo que vestir de héroe como en los juegos anteriores, en los que voló de palo a palo para salvaguardar su arco. Sin embargo, estuvo atento, seguro y dispuesto a repeler todo lo que le llegara, y en el momento en el que necesitó un poco de “ayuda divina”, la tuvo.

Primero fue en el minuto 48, cuando Antoine Griezmann superó al tico desde el punto de penal, pero el horizontal se atravesó y ahogó el grito de gol de los colchoneros, para fortuna de Keylor y de los merengues.

No obstante, ahí no terminaría toda la complicidad de los palos con el meta nacional, porque justo en el cuarto lanzamiento de la tanda decisiva, el vertical fue un “amigo” del costarricense y dejó a Juanfran atragantado.

Pese a esto, la labor de Navas no se empaña y mucho menos se puede resumir en solo la “colaboración” que recibió de los postes, ya que fue figura indiscutible en la undécima de los merengues.

El Halcón cerró la competición más importante de clubes en el mundo con solo tres goles recibidos en 11 partidos. Además, mantuvo su arco en cero en nueve de estos compromisos y repelió el 90% de los disparos directos.

Únicamente el Wolfsburgo, en cuartos de final, y el Atlético, en la final, pudieron derribar la muralla del tico.

Además, Keylor entró en una selecta lista al ser el latino número 71 en alzar la orejona y el cuarto de Concacaf, desde que se llama Champiosn League, temporada 1992-1993, detrás del mexicano Rafael Márquez, el trinitario Dwight Yorke y el estadounidense Jovan Kirovski.