Por: Kenneth Hernández Cerdas 11 febrero
Randall Azofeifa maneja la pelota en la media cancha del Herediano.
Randall Azofeifa maneja la pelota en la media cancha del Herediano.

Redacción

Limón resquebrajó las paredes del Rosabal Cordero que previo al juego de este sábado era un fortín intocable para el Club Sport Herediano.

El 0-1 con el que los caribeños arrodillaron al Team se trajó al suelo los 32 partidos al hilo que tenían sin perder ahí los rojiamarillos y, de paso, los puso de nuevo en tierra tras la ilusión que despertó la goleada de mitad de semana ante Cartaginés.

Los heredianos apretaron temprano por quebrar la paridad pero fueron los limonenses lo que terminaron con la ventaja al cabo de 45 minutos.

El equipo caribeño dio muestras de que no sería un oponente sencillo desde el primer minuto de juego cuando Alexánder Espinoza remató desviado frente al portero Daniel Cambronero.

Mientras la zaga limonense se fajaba para contener la insistencia rojiamarilla, en el ambiente crecía la sensación de que Dexter Lewis iba a ser el primero en recoger la pelota de su guarida. No fue así.

En un apretada acción, la pelota dio en la mano de José Miguel Cubero cuando Erick Scott se disponía a rematar. Johnny Acosta también intentó bloquearlo con una barrida.

El goleador verdiblanco facturó desde el manchón blanco y puso el tanteador del lado de la visita, que de momento, enmudeció el Rosabal Cordero.

Con la urgencia de evitar un naufragio en casa, Hernán Medford aplicó dos revulsivos poco después de reiniciado el juego. Rafinha y Víctor Núñez ingresaron en el segundo tiempo para añadirle más pimienta a un ataque ansioso.

Limón apostó por blindar su parte baja y jugar con la desesperación rojiamarilla, muy notoria en los últimos 15 minutos de partido.

Los hombres de Horacio Esquivel también se aferraron al reloj para ganar minutos.

La angustia para los heredianos aumentó cuando el conjunto verdiblanco se adueñó de la pelota y empezó a tocar con seguridad y sentido.

Los recurrentes centros al área limonense fueron neutralizados por la zaga y el mismo Dexter Lewis, atento en la salida y pendiente de que los sobresaltos no fueran mayúsculos.

Alineaciones

Herediano: Daniel Cambronero, Johnny Acosta, Keyner Brown, Kevin Vega, Esteban Ramírez, Rándall Azofeifa, José Miguel Cubero, José Leitón, Alfonso Nieto, Elías Aguilar y Jairo Arrieta.

Limón: Dexter Lewis, Shane Brown, Greivin Méndez, Alexánder Espinoza, Jeikol Peterking, Alvin Benneth, Erick Marín, Miguel Marín, Yuaicell Wright, Kareem McClean y Erick Scott.

Árbitro: Cristian Rodríguez, asistido por Rafael Andrade y Josué Mejía.