20 noviembre, 2014

Limón. Limón FC empató ayer 1-1 frente al Uruguay de Coronado, un marcador que deja un sabor a derrota en el amargo paladar de los pocos aficionados que aún lo siguen apoyando.

La Tromba del Caribe , una vez más, se vio con el marcador en contra, producto de una anotación de Jonathan Moya, al 53’, tras asistencia de Randall Azofeifa, quien parece despertar y recuperar algo de su nivel .

Mientas tanto, la igualada le llegó al 69’, merced a un fuerte y bien colocado remate del novato Jossimar Pemberton, a pase de Alexander Espinoza.

El resultado le quitó a los locales la posibilidad de sacarle seis puntos de ventaja a su más inmediato perseguidor, precisamente el Uruguay de Coronado y con ello iniciar del próximo torneo desde una punto de vista quizás más favorable.

El meta Darryl Parker atrapa ante el asedio limonense. | PABLO MONTIEL
El meta Darryl Parker atrapa ante el asedio limonense. | PABLO MONTIEL

El partido fue muy cerrado, fraccionado, de fuerza y encontronazos y, a lo mejor, fue por eso que lució muy desordenado, en especial del lado limonense. Buscó por las puntas, pero de manera inconsistente.

Por su parte, Uruguay llegó a esperar y a estar atento a cualquier descontrol rival para asestar el golpe, justo como ocurrió.

Al final los dos equipos siguen de la mano, amenazados seriamente por el descenso.

Etiquetado como: