Por: Cristian Brenes 15 febrero, 2015

El baile por el no descenso ya no es un tema de solo tres equipos. A partir de ahora este incomodo evento, en el que pocos quieren estar, tiene como participante especial a Belén, tras la invitación que le extendió Limón.

Los belemitas salieron goleados 1 a 4 por los caribeños del estadio Rosabal Cordero ayer y sumaron su sétimo juego sin conocer la victoria en el Verano, por lo que quedaron a solo cinco puntos de los limonenses, que son últimos en la tabla acumulada del campeonato.

Este resultado encendió las alarmas en un equipo florense que entró en crisis, perdió el norte y se quedó sin técnico, tras sumar solo una unidad de las 21 que disputó hasta el momento, lo que lo dejó al alcance de Uruguay, AS Puma y el mismo Limón en la parte baja.

El resultado de ayer fue el fiel reflejo del momento que atraviesa un Belén inseguro e incapaz de contrarrestar a una Tromba que llegó con la idea fija de comprar oxígeno para calmar un poco la marea que azota sus costas en este certamen.

El limonense Erick Scott disputó el balón con el defensor belemita Aníbal Arrieta ayer en el Rosabal Cordero. | EYLEEN VARGAS
El limonense Erick Scott disputó el balón con el defensor belemita Aníbal Arrieta ayer en el Rosabal Cordero. | EYLEEN VARGAS

Los visitantes mostraron una actitud totalmente diferente en el terreno de juego y al parecer la destitución del técnico Mario Silva apenas el viernes anterior no afectó al plantel.

Los caribeños se apegaron a un libreto en el que el orden fue su principal virtud y supieron aprovechar los errores de un rival que se nota sin confianza.

Precisamente así llegó el primer tanto del partido para Erick Scott, quien aprovechó un mal despeje de Aníbal Arrieta y con un toque sutil definió por encima del guardameta.

La anotación llenó de ímpetu a los limonenses, quienes se apoderaron de las acciones por completo, luego de que Ricardo Blanco se hiciera expulsar y dejara a su equipo con uno menos y con el marcador en contra.

Como si fuera poco, de la falta en la que Blanco vio la roja nació el segundo tanto de Scott al 33’, lo que hacía prever que el compromiso estaba liquidado y el futuro de Belén se complicaba aún más para la segunda parte.

Los belemitas intentaron reaccionar en el complemento y aunque lograron descontar con el tanto de Keven Alemán al 73’, Limón llevaba entre sus manos la invitación para meter a los florenses en el descenso.

Sobre el cierre, Ismael Gómez acabó con la resistencia de los locales y puso el 1 a 3 al 75’ y al 92’ Jossimar Pemberton selló la goleada y agravó la crisis de un conjunto belemita que ya baila en la parte baja de la tabla.