Limón aun tiene opciones de avanzar a la final y el Disciplinario decidió no sancionar a los futbolistas morados y florenses. Los clubes se pusieron de acuerdo para que no hubiera sanción contra ellos y el Disciplinario lo aceptó.

Por: José Pablo Alfaro Rojas 12 mayo
El delantero morado Fabrizio Ronchetti pelea la redonda con el zaguero rojiamarillo Keyner Brown, durante el cotejo de ayer en el Estadio Rosabal Cordero. | RAFAEL PACHECO
El delantero morado Fabrizio Ronchetti pelea la redonda con el zaguero rojiamarillo Keyner Brown, durante el cotejo de ayer en el Estadio Rosabal Cordero. | RAFAEL PACHECO

Redacción

En la escuadra limonense cuestionaron con dureza la decisión del Disciplinario de no castigar a los futbolistas de Herediano y Saprissa por un acuerdo entre ambos clubes, a quienes les bastó disculpa para que no castigaran a Keyner Brown, Johnny Acosta, Fabrizio Ronchetti y Heiner Mora.

Aún cuando en las tomas de televisión se observan con claridad las agresiones de estos futbolistas y pese a que ambos equipos habían solicitado una investigación, al final se pusieron de acuerdo y no hubo sanción.

Esto perjudica directamente a Limón, que aún tiene posibilidades de llegar a la final si derrota a Herediano y Santos le gana a la S.

Con esta jugada legal, ambos equipos ganan fuerzas para los duelos decisivos del fin de semana.

También hay molestia en el Caribe debido a que el Disciplinario no valoró la solicitud limonense de sancionar el Estadio Rosabal Cordero, después de los actos de violencia que se presentaron tras el partido ante Saprissa.

"Claro que genera indignación, no hay equidad en las cosas. Nosotros hemos sido perjudicados, no hay equidad. Nuestra apelación tampoco fue tomada cuando está muy claro en el artículo 69 que debió ser sancionado el estadio Rosabal Cordero", aseguró el gerente de Limón, Reynaldo Parks.

Aun cuando la investigación ya había sido solicitada, en el Disciplinario insisten en que se actuó en buena lid.

Según Milton Castro, presidente de Competición, los reglamentos permiten este tipo de 'acuerdos', aunque según él, no se puede decir que hubo una conciliación.

"Antes de iniciar el proceso, por un imperativo legal que tiene este Tribunal y siendo iniciado por los equipos, sin que mediara el informe arbitral o del comisario, se permite que sea por acuerdo entre ellos", apuntó Castro.

Parks mostró su preocupación y avisó que van a tomar apuntes, para aplicar este tipo de maniobras en un futuro.

Con esta determinación se abre la puerta para que los equipos eviten las sanciones de futbolistas mediante acuerdo, aun cuando haya agresiones evidentes durante los partidos.

"A eso se le llama jurisprudencia. Vamos a guardar todo eso, porque ahora sabemos que puedo ir y buscar al rival, arreglamos y no pasa nada", comentó Parks, evidentemente molesto por lo sucedido.

Mientras, el gerente del Santos de Guápiles, Jonathan Murillo, evitó referirse a la decisión del Disciplinario, pero recalcó la necesidad de que haya mayor equidad en sus decisiones.

"Sus razones tendrá el Tribunal para aceptar esas disculpas de los equipos, pero sí sería bueno que cuando suceda algo con un equipo pequeño, nos midan con la misma vara", recalcó Murillo.

Etiquetado como: