Cristhian Lagos anotó tras cuatro partidos de no jugar con los florenses

Por: Daniel Jiménez 13 septiembre, 2015
Herediano recibe a Limón en el estadio Eladio Rosabal Cordero.
Herediano recibe a Limón en el estadio Eladio Rosabal Cordero.

El barco limonense llegó al Rosabal Cordero con el deseo de continuar su viaje hasta la cima, pero encalló en el fortín rojiamarillo: el Rosabal Cordero.

Los caribeños cayeron 2-0 en condición de visitantes, pero hicieron sufrir al campeón; más por el cerrojo defensivo que por acciones de peligro en el marco de Leonel Moreira.

En el primer tiempo, al Team le faltó materializar una de sus 13 llegadas al área rival.

El atacante Jonathan Hansen se hizo sentir en dos ocasiones en las que el arquero Jairo Monge salió bien librado.

A Elías Aguilar le faltó ejecutar su estilo característico en el campo, que consiste en conducirlo y habilitar a sus compañeros en los momentos precisos.

El orden defensivo del estratega Horacio Esquivel se hizo sentir y por ese motivo fue hasta el descuento cuando los aficionados pudieron abandonar sus asientos para festejar.

Al 56’ el atacante Kenny Cunningham puso el primer tanto en la cabaña de Monge, gracias a un centro de José Sánchez.

Cunningham ingresó solo al corazón del área y con su cabezazo puso cuesta arriba el deseo de la Tromba del Caribe, que ayer firmó su tercera derrota en lo que va del campeonato.

El deseo de tener más peligro en el área hizo que Odir Jacques desempolvara al delantero Cristhian Lagos, quien tenía solo 128 minutos jugados.

Eso sí, Lagos demostró que no ha perdido su instinto goleador, pues canjeó por gol su segundo intento frente al marco.

Al 86’ aprovechó un centro de Hansen de pierna derecha le dio la tranquilidad a los monarcas.

Lagos festejó a lo grande su primera diana en un certamen en el que las lesiones le han perseguido como un artero defensor.

Jacques sorprendió con el ingreso del artillero Bryan Vega (80’), quien no había estado ni siquiera en el banquillo en los siete juegos disputados hasta ayer.

Vega le impregnó rapidez en el último cuarto de cancha, pero no le quedó ninguna clara para siquiera efectuar un disparo.

Los verdiblancos mostraron poco en ataque al finalizar los 90 minutos con solo tres disparos directos, dos del jugador Jossimar Pemberton y uno de Diego Díaz de táctica fija.

Al final el líder salió fortalecido de su propio patio al sumar 19 puntos en ocho juegos con seis triunfos en el Invierno.

Etiquetado como: