Vicepresidente caribeño dice que el veto es un “atropello” pues ni se jugó ahí

Por: José Fernando Araya N. 30 octubre, 2013

Limón F.C. apelará el veto al estadio Juan Gobán impuesto, el martes, por el Comité Disciplinario de la Unafut.

Jonathan Sibaja de la Universidad de Costa Rica, venció al portero Román Arrieta de Limón FC el domingo anterior en el triunfo 4-1 de la UCR. | ARCHIVO
Jonathan Sibaja de la Universidad de Costa Rica, venció al portero Román Arrieta de Limón FC el domingo anterior en el triunfo 4-1 de la UCR. | ARCHIVO

Así lo informó el vicepresidente limonense, Noel Ferguson, quién afirmó que la sanción significa un verdadero “atropello”.

El Comité Disciplinario de la Unión de Clubes de Fútbol de la Primera División (Unafut) castigó con ¢500.000 el recinto, así como la suspensión del mismo por un juego.

Según el informe del comisario del partido entre la Universidad de Costa Rica y Limón F.C. , realizado el domingo, algunos futbolistas caribeños invadieron el camerino de la UCR y se armó una pelea entre jugadores de ambos bandos.

El juego se efectuó en el estadio Ernesto Rohrmoser de Pavas y los celestes ganaron 4-1.

El Comité Disciplinario de la Unafut aplicó, en este caso, el artículo 40 párrafo final, que dispone lo siguiente: “Cuando, en casos de agresión colectiva, peleas o riñas, no fuera posible identificar o individualizar a los autores de las infracciones cometidas, el Tribunal Disciplinario sancionará al club al que pertenezcan los agresores con una suspensión de su estadio por un partido y una multa de quinientos mil colones”,

Eso molestó a la dirigencia limonense , pues afirma que el veto al estadio Juan Gobán es absurdo, pues ni tan siquiera disputaban el compromiso en ese lugar.

“Ya la parte legal tiene lista la apelación basada en los hechos remitidos, pues cómo va a ser posible que nos veten la cancha, cuando ni tan siquiera jugamos ahí”, afirmó un enfadado Ferguson.

Novedad. Para Milton Castro, miembro del Comité Disciplinario, la medida se debe a una nueva modificación al reglamento que comenzó a tomar medida hasta este campeonato de Invierno 2013.

“Ahí se violentó el artículo 40, el cual habla de que al equipo que realice una riña o enfrentamiento en cualquier estadio recibirá la sanción de ¢500.000 y el veto a su cancha”, manifestó Castro.

Limón tiene tres días hábiles para apelar el castigo acordado por el Comité Disciplinario de la Unafut. En caso de que la gestión legal no prospere, el cuadro del Caribe deberá jugar ante Carmelita, en su cancha alterna: el estadio Ebal Rodríguez, de Guápiles.