Por: Kenneth Hernández Cerdas 21 abril, 2015

Recibir a Liga Deportiva Alajuelense en plena jornada laboral tiene preocupada a la dirigencia de Limón FC.

José Ortiz y Ricardo Harris en un duelo del certamen pasado. | ARCHI.
José Ortiz y Ricardo Harris en un duelo del certamen pasado. | ARCHI.

Aunque en un principio los limonenses pretendían que el cotejo se efectuara en San José, al final se mantuvo el duelo en el estadio Juan Gobán, mañana miércoles a partir de las 2 p. m.

Kurt Bernard, gerente deportivo caribeño, afirmó a La Nación que por la hora del encuentro existe la inquietud de que poca afición acompañe al equipo.

Una situación poco halagüeña dada la apretada situación económica que vive el club.

“Jugar en San José nos servía mucho. Un partido a las 2 de la tarde en Limón es complicado porque la mayoría de gente está en sus trabajos y muy posiblemente no vaya al estadio”, indicó.

De acuerdo con el dirigente, lo ideal hubiera sido programarlo en la noche, pero el recinto verdiblanco no posee iluminación.

“Lastimosamente las circunstancias son estas y no queda más que afrontarlo como tal. El calendario así lo indica y nos toca jugar como corresponde”, expresó.

Bernard añadió que a lo largo del certamen hubo pocos juegos en los que el Juan Gobán lució con apoyo masivo.

“Un par de torneos atrás éramos uno de los equipos que jugaba con el estadio abarrotado, ahora la situación es diferente, inclusive los fines de semana las graderías están vacías”, apuntó.

El choque de este miércoles será de trámite para Limón, no así para Alajuelense, que necesita la victoria en su pelea por la clasificación a semifinales.