Liberianos y belemitas igualaron sin goles en un choque que careció de grandes emociones

 4 febrero, 2016
Rafael Núñez es felicitado por sus compañeros luego de conseguir el empate. A la postre Liberia perdió ante Alajuelense. | RAFAEL PACHECO
Rafael Núñez es felicitado por sus compañeros luego de conseguir el empate. A la postre Liberia perdió ante Alajuelense. | RAFAEL PACHECO

Liberia

Liberia sigue sin convencer en el arranque del Torneo de Verano y este jueves fue incapaz de cocinar a Belén y disfrutar de un banquete de tres puntos, que le hubiera permitido saciar al menos de momento su apetito por salir del penúltimo lugar de la tabla acumulada.

Liberianos y belemitas igualaron sin goles en el Edgardo Baltodano, en un choque que dejó hambrientos de fútbol a los aficionados, quienes se quedaron con las ganas de observar una propuesta más agradable de ambos equipos.

Los de la pampa llevaron el peso del encuentro y tuvieron las opciones más claras de anotar, a tal punto que estrellaron una pelota en el palo y convirtieron al arquero Luis Torres en figura.

Torres fue exigido principalmente en la primera parte y repelió todos los envíos de los dueños de casa.El conjunto local no supo aprovechar su superioridad en los primeros 45 minutos y para el complemento se enredó en la maraña que le planteó el equipo florense.

Los visitantes aceptaron la oportunidad que les dieron y evitaron los apuros en el cierre; ajustaron su esquema y limitaron por completo los intentos de su rival, lo que produjo que el juego bajara aún más en nivel y tendiera a convertirse en friccionado por la cantidad de faltas que cometieron, 21 Liberia y 11 Belén.

Si bien es cierto, José Giacone y sus dirigidos lograron el objetivo de puntuar en una cancha complicada para mantenerse cerca de la zona de clasificación (son séptimos), el saldo no debería ser positivo para un club que se vio raquítico en ofensiva y terminó el compromiso con solo dos disparos directos, ambos débiles y sin peligro.

Con la igualdad los pamperos llegaron a cinco puntos en el verano, mientras que los belemitas alcanzaron seis unidades.