Portero erró en la salida de la anotación de José Guillermo Ortiz al inicio del compromiso

Por: Daniel Jiménez 20 mayo, 2015
Leonel Moreira festeja el empate logrado por Herediano en el minuto 84. El 1 a 1 redujo las consecuencias de su error. | JOSÉ CORDERO
Leonel Moreira festeja el empate logrado por Herediano en el minuto 84. El 1 a 1 redujo las consecuencias de su error. | JOSÉ CORDERO

Su noche inició con una silbatina que retumbó en sus oídos cuando salió a calentar. Fue el primero de los rojiamarillos en saltar al terreno de juego y fue acompañado de su colega Daniel Cambronero y el preparador Miguel Segura.

El portero de Herediano Leonel Moreira ya sabía que iba de titular en el Morera Soto, como lo fue ante el Santos de Guápiles en la semifinal de Torneo de Verano.

El cronómetro no había marcado el primer minuto de juego cuando ya Moreira había cometido lo que fue su único error de la noche.

El guardameta tuvo una pésima salida ante un centro de Kenner Gutiérrez, jugada que deparó el gol de José Guillermo Ortiz.

Luego del fallo, ningún jugador le recriminó nada a Moreira, el meta se fue corriendo unos 10 metros a reclamarle al asistente Osvaldo Luna, ya que a su criterio hubo falta en una acción previa al tanto manudo.

Su rostro lo decía todo, estaba más que enojado y cómo no, si le sucedió lo mismo que en el juego de vuelta de la semifinal ante Santos y similar a hace seis meses en la final del Torneo de Invierno 2014 frente a Saprissa.

Moreira no volvió a ver ni un segundo a los rojinegros celebrar su gol. Miró para abajo un par de segundos, se tocó su hombro derecho y luego se resguardó en el área chica.

Los que sí hablaron entre ellos fueron sus defensas Keyner Brown y Luis Omar Hernández, quienes fungieron como los centrales de la zaga. Ambos hicieron gestos de desilusión con sus manos, antes de que Hernández regañara a Dave Myrie.

— Daniel Jiménez (@DaniJ_cr) Mayo 20, 2015

Tras su fallo el Morera "explotó" en cada ocasión en la que intervino el arquero rojiamarillo hasta el final del encuentro.

Hasta el minuto 25 del compromiso Moreira volvió a tocar el balón, en esa ocasión sí tuvo una salida atinada a un cobro de tiro libre de Pablo Gabas.

— Daniel Jiménez (@DaniJ_cr) Mayo 20, 2015

Un minuto después y ante la silbatina de los seguidores erizos, volvió a tener acción para interrumpir con sus pies el avance de Jonathan McDonald.

Después de eso tuvo una primera parte sin mayor apremio, pero en el complemente le dio vida a su equipo con una tapada descomunal.

A los 72 minutos, Johan Venegas ingresó al área, burló a Edder Nelson y remató de pierna izquierda, el balón iba al marco y podía pasar por encima de Moreira, quien se estiró en su totalidad para desviar el balón que se estrelló en el horizontal.

Casi al cierre del partido apareció Elías Aguilar como guardián de los sueños florenses. De cabeza el mediocampista decretó el 1-1. En ese momento mientras todos los jugadores festejaban, a un costado del terreno de juego Moreira lo hacía en solitario.

El guardavallas abrió sus brazos, miró al cielo y gritó como nunca. Sabía que Aguilar había enmendado su error. Su festejo fue como cuando a uno le vuelve el alma al cuerpo luego de un tremendo susto.

Luego de unos segundos, llegó Luis Omar Hernández, le tocó la cabeza y le dio un abrazo. Fue el único de sus compañeros que los celebró con él.

Moreira tuvo pocas intervenciones. La primera fue un error garrafal, pero luego salvó al Herediano de lo que pudo ser la definición del título de Verano.

Al finalizar el partido, Moreira reconoció su error en las cámaras de Deportes Repretel: “Uno tiene que aceptar si estuvo dentro del error o no, yo lo acepto, el portero siempre va a estar dentro del error”.

Respaldado. El arquero fue respaldado por todo el equipo y miembros del cuerpo técnico.

El asistente técnico Minor Díaz manifestó que entienden el error, pero que esas desatenciones en parte baja no se pueden repetir en el juego de vuelta.

“Es el segundo partido que nos anotan por desatenciones, aunque después el equipo se acomodó bien, no se pueden regalar esas cosas en una final”, indicó Díaz.

Por su parte, el volante Gabriel Gómez comentó: “El error de uno hay que taparlo con actitud, siendo eficaz, no bajamos la cabeza al recibir un gol (liguista)”.