Los académicos están tres puntos abajo de la Liga, pero con tres duelos más

Por: José Luis Rodríguez C. 20 octubre, 2014

Limón. Trabado por su escasez de fútbol, aquel que dio mucho de qué hablar en toda la primera vuelta, la Universidad de Costa Rica , mantiene el declive en la tabla que comenzó a mostrar el pasado domingo.

Atragantado por rivales que supieron frenar su propuesta, los celestes cayeron ayer en un partido que les salió barato, pues Limón los tuvo encerrados en el cierre.

La derrota estudiantil, gestada por un tanto de Lemark Hernández al 53’, ya estaba avisada, puesto que el domingo rescató apenas un empate ante AS Puma y el miércoles sumó otro con Herediano.

Ayer ni siquiera fue un punto, y no porque la U no lo intentara, sino porque Limón fue y quiso más.

La ansiedad de verse a solo tres unidades del último puesto le dio al local los motivos suficientes para ser mejor en la primera parte.

Es extraño decir esto si se tiene en frente a la Universidad de Costa Rica, un club muy bien trabajado tácticamente. Pero es que esta vez fueron los caribeños quienes llevaron mejor el balón, tratando de que las jugadas comenzadas por Jesús Camacho, su capitán, pasaran por Alexánder Espinoza y acabaran en Steven Calderón o Winston Parks.

De la UCR, con esquema de cuatro defensas, dos contenciones, dos volantes abiertos y dos puntas, la única noticia que hubo fue un disparo de Jonathan Sibaja tras un fallo en el área de César López.

Después de eso la U se entrabó en un juego poco efectivo, similar al que se le vio el domingo pasado ante As Puma, cuando rescató un 3-3.

César López intenta frenar a Jonathan Sibaja, quien en los últimos partidos no tuvo el mismo nivel de la primera vuelta. Atrás, los persigue de cerca el zaguero Joseph Centeno, durante el triunfo limonense (2-0). | MELISSA FERNÁNDEZ
César López intenta frenar a Jonathan Sibaja, quien en los últimos partidos no tuvo el mismo nivel de la primera vuelta. Atrás, los persigue de cerca el zaguero Joseph Centeno, durante el triunfo limonense (2-0). | MELISSA FERNÁNDEZ

Sin pólvora. En el caso de los verdiblancos es destacable que no se ven mal, pero no tienen contundencia.

Este Limón de Kenneth Barrantes se nota rápido y ágil con el balón y en ello tiene mucho que ver el despliegue de sus muchachos.

El problema de un conjunto que es penúltimo es que no halla el camino pese a que Espinoza toca bien y que Calderón y Parks se gastan.

Otra virtud es el trabajo de Ricardo Harris y Hernández por las bandas, ambos veloces y llenos de experiencia en juegos de este tipo.

Las arremetidas de la primera parte no fueron muchas, pero mucho más claras que las del visitante; en una Edder Nelson llegó tarde al pase de Joseph Centeno; en otra Calderón la mandó arriba frente al área y a cinco del descanso la zaga de la U sacó un disparo de Parks.

Mas la justicia, sí existe en el fútbol e inclinó la balanza y, a ocho del reinicio, Lemark abrió la cuenta tras recibir pase de Espinoza.

A tres del final Jossimar Pemberton, nueva joya caribeña, logró el definitivo, el que terminó de atragantar a una UCR que sigue en picada y cediendo terreno.