Por: Johan Umaña V. 10 marzo, 2015

El desenfoque de los equipos grandes y el inesperado buen rendimiento de varios pequeños han provocado que el Verano sea un campeonato reñido: 10 equipos, separados apenas por siete puntos, se pelearán por tres boletos a semifinales.

Santos es el más rebelde: desbancó al Team y a la Liga para ser segundo y soñar con su primera clasificación desde 2012.

“Vamos paso a paso, estamos tranquilos, nos preparamos para clasificar. Ya son tres triunfos al hilo y queremos ir a ganar a Alajuela el miércoles”, dijo el central santista Kevin Fajardo.

Mientras que en Heredia y Alajuela están advertidos, clasificar no será tan fácil como en los últimos torneos: los florenses no son eliminados temprano desde el Invierno 2008 y los manudos desde el Verano 2013.

Andrey Francis (centro) intenta dejar en el camino a los defensores del Team. | GRACIELA SOLÍS
Andrey Francis (centro) intenta dejar en el camino a los defensores del Team. | GRACIELA SOLÍS

“La tabla nos obliga a no descuidarnos (...). No queda más que tratar de ganar para tener algo de tranquilidad”, comentó el juvenil erizo Rónald Matarrita.

En quinto lugar amenaza Uruguay, que está cerca de olvidarse del descenso y , con 16 puntos, ya no ve las “semis” como un sueño.

“Se logró el objetivo de igualar en la primera vuelta la cantidad total de puntos del torneo pasado (...). Tenemos que pensar partido a partido, estamos conscientes de la zona en la que estamos, tanto la de arriba como la de abajo”, subrayó Martín Cardetti, entrenador aurinegro, el domingo.

Pérez Zeledón (16 puntos) que la semana pasada era cuarto y ahora es sexto, Limón (15), Carmelita (13), Cartaginés (13), As Puma (13) y hasta la UCR (12), aún no se despiden del baile.

Empero, los Guerreros del Sur y los coronadeños, que son los equipos más localistas del torneo, enfrentarán el reto de superar su dependencia de la casa. En particular Uruguay, que le restan siete visitas por solo cuatro juegos como local. Colaboraron Miguel Calderón y Ferlin Fuentes.