Ahí estaban los Jonathan McDonald, Patrick Pemberton, Kenner Gutiérrez y Jameson Scott, el asistente técnico Wílmer López y el preparador físico Alejandro Villegas

Por: Fanny Tayver Marín 2 marzo
La conversación entre Floro y algunos de los líderes del equipo se dio mientras terminaban su trabajo regenerativo.
La conversación entre Floro y algunos de los líderes del equipo se dio mientras terminaban su trabajo regenerativo.

Alajuela

Benito Floro salió de la sala de prensa del Estadio Morera Soto y se fue a la cancha, donde sus hombres efectuaban el trabajo de recuperación.

No importaba la hora, pero él quería decirles unas cuantas cosas a sus pupilos y estuvo ahí con ellos casi hasta las 10:50 p. m.

En la conversación con Floro se encontraban Jonathan McDonald, Kenner Gutiérrez, Jameson Scott, Patrick Pemberton, Wílmer López y Alejandro Villegas.

¿Encerrona? ¿Regaños?... Parecía todo lo contrario, porque se veía que cada quien tenía su oportunidad de opinar y que ese encuentro en la cancha se producía a vista y paciencia de la prensa, cuando el propio Floro es muy reservado y no le gusta que se filtren los secretos de su equipo.

"Ya vimos que hablan de una miniencerrona y no, cero encerrona, son cosas que hay que ver. Con otros entrenadores no hacíamos la recuperación de una vez después de los partidos en casa y son cosas que se hablan en el camerino, después del juego y más bien al contrario de jalarnos las orejas o estarnos regañando, nos estaba felicitando en ciertos puntos", explicó el delantero Jonathan McDonald, a eso de las 11:30 p. m., luego de que Alajuelense empató 2-2 con Limón.

El atacante contó que el técnico español le dijo a Scott que lo había hecho bien de nuevo y que tiene la virtud de que puede jugar de central o de lateral.

También hubo un mensaje positivo para Pemberton: "que muy bien y hemos insistido en que él salga un poquito más y nos ayude un poquito más en el juego aéreo y salió y puñeteó", citó Mac.

En su caso, Floro le dijo que había cumplido muy bien con sus funciones de meterse en el bloque, correr, presionar y estar listo para tener movilidad.

"Son de esas cosas que se hablan y de otras que tenemos que corregir, como que sabíamos que no podíamos cambiar en la marca en ese momento, que teníamos que ser más sólidos, que los más experimentados no podemos llegar la camerino con tanta frustración, de que el fútbol no nos está premiando", relató el delantero.

Y agregó: "Quedándonos con diez, Limón líder, que es un equipo goleador, hace un gol, que nosotros metamos bloque, contragolpes y darle la vuelta al resultado con diez... bueno... volvemos a ver la pantalla, tres minutos, dos minutos y uno dice no puede ser que la única jugada en donde cambiamos marca, algo pasa y Limón nos empata".

En su caso, Mac admite que de momento no sabe ni qué pensar, porque el triunfo se les niega una y otra vez y ya son cuatro empates consecutivos.

"Uno sale con ese nivel de frustración y uno dice 'fútbol por favor, ya es hora, qué tan malo le hemos hecho a usted para que no nos premie', porque es la realidad, hay partidos que no hemos merecido perder, pero es fútbol y en algún momento va a tener que revertirse".

McDonald negó que hubiese tensión, pues más bien lo único que se estaba dando en la gramilla de la casa manuda era una retroalimentación, que tenía que ser en ese momento para no perder el tiempo, porque el equipo volverá a entrenarse este jueves en horario vespertino.

"El término encerrona da para algún tipo de polémica... El equipo juega bien; no es que Limón vino a nuestra casa y nos pintó la cara y nos pasó por encima".

Mac opinó que los caribeños, con un hombre más tras la expulsión de José Luis Cordero, iban a tener más posesión de pelota.

"Pero nosotros en el segundo tiempo lo conseguimos con un bloque inteligente y como muchísimos equipos nos han hecho a nosotros: se meten ahí y nos salen en contragolpe".

"Estábamos haciendo el trabajo de regeneración normal y hablamos cosas del partido, Villegas se nos acercó y luego el técnico. Son cosas normales del partido, lo que hicimos bien, lo que se hizo mal y todo normal, son cosas que hablan el jugador y el entrenador y todo bien. Comentamos jugadas, lo que a él le parece, lo que se puede corregir. Son cosas que hablamos nosotros y no hay ningún problema en hablar las cosas del juego", Jameson Scott.

Y justamente eso es lo que implementó Alajuelense.

"Nosotros lo hacemos, le damos vuelta al marcador y se nos va al final. Siento que en este campeonato no hemos visto a un equipo que nos haya pasado por encima, que nos agarre la pelota, que la mueva de un lugar para otro".

Para tener más fundamento en su apreciación, el propio McDonald citó algunos ejemplos puntuales.

"Vamos a Saprissa y ellos con uno más nos dan vuelta al marcador y nos ganan y nosotros al final los tuvimos. En el partido con la UCR, al final igual los tuvimos; contra Santos, las últimas dos acciones de peligro las tuvimos nosotros; y Limón tuvo la última y nos hace el gol, entonces uno dice, el fútbol no nos está ayudando, pero con uñas y dientes hay que pelear esos segundos, esos minutos para que no vuelva a suceder".

Con apenas catorce puntos en trece juegos, las posibilidades de clasificar siguen reduciéndose para Alajuelense, principalmente porque cada vez quedan menos juegos, aunque la distancia con respecto al cuarto lugar tan solo pasó de seis a siete unidades.

"La zona de clasificación está ahí, pero nosotros vamos juego a juego, no podemos pensar en algo que no tenemos. Tenemos que ir día a día, lo más importante no es lo que viene en un mes, lo más importante es el sábado, a las 6 p. m. (ante Liberia en el Morera). Ganando ese partido vamos a pensar en el próximo, no podemos volvernos locos y pensar: 'estamos apretados y ocupamos correr y empezar a ganar'", subrayó.

"Estamos de acuerdo en que somos la Liga y en los últimos años hemos estado siempre ahí, pero han pasado cosas totalmente atípicas en Liga Deportiva Alajuelense: el cambio de junta directiva, buenas y malas decisiones de la anterior, muchos jugadores referentes que nos ayudaron a ganar campeonatos se fueron, otros vienen, unos vienen y no pasa nada".

Mac afirma que este Verano es un torneo "raro" para los rojinegros.

"Muchos nuevos, un cuerpo técnico totalmente nuevo, jugadores nuevos, entonces hay que tener un poco de calma. De todos esos puntos que hemos dejado, nosotros podíamos merecer unos cinco o seis puntos más y ahí estuviéramos arriba, peleando la clasificación, pero es fútbol y no nos podemos volver locos".

Él asegura que en la Liga aceptan y reconocen que no son superiores a ningún equipo. "Pero tampoco ningún equipo ha sido superior sobre nosotros".

"No hay impotencia, hay frustración porque el fútbol no nos está premiando, impotencia cero, no hemos llegado todavía a ese punto, falta muchísimo y yo creo que el grupo que tenemos mentalmente ha sido fortísimo. Yo creo que otro grupo, otro equipo, hace rato hubiera bajado los brazos, la cabeza y estaríamos perdiendo y perdiendo".

Por experiencia propia, McDonald afirma que cuando se pasa un lapso futbolístico como el actual, en el que a la Liga no le salen las cosas, lo que queda es "obligarnos a nosotros mismos para que esto se revierta ya".

El atacante apunta que la idea de Benito Floro está clara y que el equipo la asimila bien.

"Se ha visto la presión que tratamos de ejercer en todos los terrenos de juego y el gol cae por eso, por ese exceso de querer ir a presionar y salimos un poco a destiempo y al final al otro lado es donde nos cobran", explicó.

"Tenemos que ser inteligentes, a veces queremos ejercer tantísima presión que nosotros mismos recuperamos y estamos ahogados o cansados ya un poco y a veces hay que meter un poquito de bloque y manejar los ritmos del partido, que no es solo presión, presión, presión, presión... a veces, si repliego un poquito, te aguanto y en contragolpe puedo tener esas variantes".

Alajuelense recibirá este sábado a Liberia, a las 6 p. m. y los manudos se solidarizan con su rival, que tiene una crisis económica. De la taquilla que hagan, los rojinegros le darán una parte a los pamperos.