Una desatención en la zaga saprissista dio al traste con un triunfo que casi consolidaba

Por: Roberto García H. 31 marzo, 2014
Se jugó con ardor y lealtad, con una excepción: Yamir Vergara. En esta escena, el morado Michael Umaña anticipa a Daniel Quirós. | CARLOS BORBÓN
Se jugó con ardor y lealtad, con una excepción: Yamir Vergara. En esta escena, el morado Michael Umaña anticipa a Daniel Quirós. | CARLOS BORBÓN

Puntarenas. Parecía el punto final de una larga sequía de victorias moradas en la olla mágica del Lito Pérez, el reducto del fuego.

El siempre afanoso Daniel Colindres aspiraba un cierto matiz de revancha, consigo mismo y con el fútbol, al concretar la anotación tibaseña en el 79’, esto por que, hasta ayer, Colindres no había vivido más que orfandad e infortunio en sus anteriores apariciones.

Mas, al abrir Colindres un boquete en el casco del navío porteño, gracias a una magnifica incursión de Bustos Golobio, a 11 minutos del último silbato, el elenco de Rónald González había sido más, mucho más, que el conjunto de Luis Diego Arnáez, tanto que el mismo Arnáez lo reconoció después del partido.

Sin embargo, como también lo mencionó Arnáez, “en esto juega la vergüenza deportiva”. Y, a decir verdad, la casta que refería el Flaco la encarnó el capitán Roberto Wong al aprovechar un craso error de la zaga rival y poner en las tablas un 1 a 1 de sudor y agonía.

Talento y jerarquía. Las líneas del libreto de González privilegiaban la función de David Guzmán como eje y arquitecto. Con su renovado estilo de toque combinado con reciedumbre, pero en buena lid, Guzmán encontró en Russell y Bustos Golobio a sus leales escuderos.

Mientras los visitantes arreciaban sus llegadas en las cercanías del meta Víctor Bolívar, la zaga local se multiplicaba para neutralizarlos, por la buena o por la mala.

En esto pecó el árbitro Andrés Alpízar, pues permitió principalmente al porteño Yadir Vergara golpear a diestra y siniestra.

Un pase maestro de Guzmán dejó a Hanzell Arauz y a Carlos Saucedo en posición franca de remate. Mas ninguno de los dos se atrevió a disparar y la ocasión se fue, al 34’.

Al filo de los 45’, Saprissa perdió a Hanzell Arauz, sin duda, víctima del juego subterráneo.

Casi igual, pero... La segunda parte fue un calco de la primera, en cuanto a la iniciativa morada de ir “¡a por ellos!”, como diría un español.

Mas, el Puerto también podía aportar lo propio, con el talento innegable de algunas figuras.

Roberto Mudarra sirvió un pase preciso a Daniel Quirós. El Bebé sacó un auténtico obús que el meta Luis Michel atrapó con los reflejos de un felino. ¡Sensacional!

Vendría luego la jugada descrita de Bustos Golobio y la anotación de Colindres que acercaba a los suyos al final de una sequía histórica.

Pero, sucede que un partido solo acaba con el pitazo final, no antes.

Al 89’, un globo aterrizó en el área. Wong lo alojó en las redes.

Tal fue el epílogo de un gran cotejo. Tras el júbilo naranja, Saprissa viró de la ilusión al eclipse.

Puntarenas 1

Titulares: Víctor Bolívar 6; Rafael Núñez 8, Francisco Flores 6, Roberto Wong 7, Yamir Vergara 5, Ricardo García 7, Jason Peña 6, Roberto Mudarra 7, Cristian Blanco 7, Franklin Chacón 6, Daniel Quirós 7. D. T.: Luis Diego Arnáez.

Cambios: Jeffrey Montoya 6 (Chacón, 63’); Diego Brenes 6 (Mudarra, 64’); Luciano Bostal 6 (Peña, 70’).

Saprissa 1

Titulares: Luis Michel 7; Heiner Mora 6, Michael Umaña 6, Adolfo Machado 6, Jordan Smith 5; David Guzmán 8, Manfred Russell 7, Juan Bustos 7, Hanzel Arauz 6, David Ramírez 6, Carlos Saucedo 6. D. T.: Rónald González.

Cambios: Daniel Colindres 7 (Arauz, 44’); Ariel Rodríguez 7 (Saucedo, 57’); Yeltsin Tejeda 6 (Ramírez, 73’).

Goles: 0-1 (79’): Daniel Colindres, pase de Bustos Golobio. 1-1 (89’): Roberto Wong, en jugada personal.

Árbitro: Andrés Alpízar 5; Carlos Fernández, Rónald Arroyo.

Estadio: Lito Pérez, de Puntarenas. 11 a. m.