Brumosos ganaron solo 8 de 27 puntos. Afición invadió ayer pidiendo resultados

Por: Cristian Brenes 12 marzo, 2015
El atacante blanquiazul Fabrizio Ronchetti no puede conectar el balón ante la salida del arquero Neighel Drummond. | JOSÉ CORDERO
El atacante blanquiazul Fabrizio Ronchetti no puede conectar el balón ante la salida del arquero Neighel Drummond. | JOSÉ CORDERO

Cartago. La gramilla del Fello Meza parece una escena de terror, la bruma le pone más drama a un escenario que luce sus graderías casi vacías y donde la que se hacía llamar la afición más fiel al parecer tiró la toalla.

Los resultados no acompañan y la frustración emana a flor de piel de una hinchada brumosa que ayer se vio representada por un seguidor que incluso entró a la cancha, cerca del cierre del juego, a pedirle entrega a sus jugadores, tras el empate sin goles de los blanquiazules ante Uruguay de Coronado.

Una igualdad que deja a Cartaginés en la novena posición y compromete aún más la continuidad del técnico mexicano Enrique Meza, quien solo sumó ocho de los últimos 27 puntos.

La impotencia no solo la viven los seguidores de la Vieja Metrópoli, sino que se refleja en cada gesto y en cada acción de los jugadores brumosos.

En la cancha poco o nada sale para los centenarios y aunque se ve entrega, falta mucho fútbol, orden y hasta un poco de suerte.

Ante Uruguay los dirigidos por Meza no encontraron los caminos, el marco parece estar cerrado para ellos y los problemas de definición son el mal mayor de un equipo que no funciona, trata de llegar al frente de cualquier forma y con muy poco sufre cuando lo atacan.

Meza lo ha intentado todo, los cambios en el once estelar son constantes y el azteca también probó en el Verano modificar el sistema, pero la repuesta en la cancha no se ve.

El respaldo que los futbolistas dieron al técnico a inicio de semana para que la directiva lo mantuviera en su cargo no se plasmó en la cancha y lejos estuvieron de al menos gustar.

Si hay algo que se puede reconocer es que Cartaginés fue dueño de la pelota en el Fello Meza, no obstante esa hegemonía no se transforma en el arco y las pocas opciones que generan se fallan o incluso pegan en el palo, como sucedió al minuto 87 cuando Andrés Lezcano estrelló su remate en el vertical.

Los brumosos viven una pesadilla de la cual no parecieran poder despertar y la frustración que se ve en la cancha ya llegó a una afición que explotó y ayer invadió la cancha pidiendo resultados.