Por: Johan Umaña V. 13 abril, 2014

Saprissa se cargó de buenas vibras anoche y el futuro parece brillarle. Tan pronto como este miércoles, cuando reciba al Herediano, puede amarrar el liderato y consolidar sus aspiraciones hacia las semifinales del Verano.

Derrotar a la Liga no solo es emotivo; también se trata de algo numérico. Los manudos quedaron casi imposibilitados de luchar por el liderato, a 10 puntos de distancia.

Alajuelense tiene un partido menos, pero nada podrá hacer si la S vuelve a ganar el miércoles.

Mientras que Herediano esta a ocho puntos y puede recortar hoy, en su visita a la UCR. Siempre llegaría a, al menos, a cinco puntos de distancia para la Semana Santa y si no detiene al Monstruo le dejará la cima en sus manos.

“Es una victoria que representa bastante, había cosas del pasado que no nos gustaron, y tratamos de corregirlo dentro de la cancha y gloria a Dios que lo logramos”, aseguró Kendall Waston, anotador del primer gol morado.

El morado Hansell Aráuz trata de superar al defensor manudo, José Salvatierra. | RAFAEL MURILLO
El morado Hansell Aráuz trata de superar al defensor manudo, José Salvatierra. | RAFAEL MURILLO

Adiós a un fantasma. Ese penal de Carlos Saucedo vale algo incluso más importante que el liderato. Es casi seguro que la Liga ya no alcanzará a Saprissa y eso le garantiza la ventaja deportiva a los morados para las semifinales, sea primero o segundo de la tabla.

“Sabíamos que esta era una victoria clave, son tres puntos muy importantes ante un clásico rival y nos mantiene todavía arriba en la tabla”, afirmó el suramericano.

Rónald González nunca ha terminado líder con los morados y como lo ha sufrido: Cartaginés y el mismo Alajuelense lo eliminaron los dos torneos cortos del año pasado, ambos tras empatar en el global y valiéndose de la ventaja deportiva para avanzar.

Ese fantasma seguramente ya no existirá. Con un triunfo más y González se asegurará cerrar las semis en casa y tener de su lado esa diabla suerte que es la ventaja deportiva y que tanto ayuda a manejar esas cerradas series.

En la acera manuda no dan la guerra por perdida y afirman que mientras haya opciones matemáticas, no se puede desestimar al equipo de Óscar Ramírez.

“Tenemos la camiseta de la Liga puesta, y cuando usted tiene esta camiseta solo piensa en ganar lo que venga, no sé si nos va a alcanzar, si nos queda el liderato perfecto y si no hemos demostrado que jugar partidos semifinales fuera de casa es parte de lo que sabe hacer Óscar (Ramírez)”, recordó Armando Alonso.

“Ellos ganaron, pero todo pasa, la euforia en el fútbol de Costa Rica dura unos dos o tres días, la Liga sigue siendo campeón, aquí no ha pasado nada”, añadió.