Una jugada de tiro libre planificada liquidó un juego de llegadas en ambos marcos

Por: Gabriel Vargas B. 24 octubre, 2013

Puntarenas- Falta innecesaria frente al área porteña. Néstor Monge, Paolo Jiménez y Esteban Sirias conversan, algún plan se tenían entre manos en el Lito Pérez.

Se jugaba el minuto 65’ de un partido abierto. Néstor Monge finge colocar el balón, Jiménez toca y Sirias manda un furioso remate rastrero para vencer en el palo izquierdo al meta del Puerto, Víctor Bolívar. ¡Golazo!

Esa fue la sentencia del duelo que mantuvieron anoche porteños y brumosos. La astucia cartaginesa pudo más que el ímpetu chuchequero, que venía sacando pecho por el triunfo ante la Liga el jueves pasado en el Morera Soto.

 Esteban Sirias (centro) fue el encargado de sentenciar el partido en el Lito Pérez. Félix Montoya, Paolo Jiménez y Néstor Monge se le unen en la algarabía por la anotación, que a la postre fue decisiva. | RAFAEL PACHECO
Esteban Sirias (centro) fue el encargado de sentenciar el partido en el Lito Pérez. Félix Montoya, Paolo Jiménez y Néstor Monge se le unen en la algarabía por la anotación, que a la postre fue decisiva. | RAFAEL PACHECO

El equipo blanquiazul supo manejar el partido, y consiguió tres puntos vitales en la lucha por meterse en el cuarto lugar del Torneo de Invierno 2013. Lo consiguió ahora con 23 puntos y es cuarto lugar, a la espera de lo que haga esta noche Pérez Zeledón que tiene 21 unidades y visita al Limón F. C.

Ajedrez de técnicos. Cuando dos equipos están urgidos deben proponer y buscar el triunfo donde quiera que sea.

Parece que eso lo sabían muy bien porteños y brumosos anoche y ofrecieron un partido agradable, con buenas aproximaciones en ambos marcos.

Sin Daniel Colindres por acumulación de cinco tarjetas amarillas, hombre de peso en la delantera, los chuchequeros apostaron por la velocidad de Daniel Quirós y Yashin Bosques, quienes tenían a Diego Brenes como el gran socio que los alimentó desde el medio.

Desde afuera, da la sensación que la ausencia de Colindres pesó.

Fue así como el ritmo que le imprimieron hizo sufrir a la zaga cartaginesa, pero el arquero Luis Torres lució aplomado.

En contraparte, Cartaginés intentó plantear lo mismo, con los siempre peligrosos Paolo Cardoso, Erick Scott y Paolo Jiménez.

El tridente funcionó para tener buenos asomos sobre la meta de Víctor Bolívar, pero la imprecisión de Scott condenó a los brumosos a sufrir el desperdicio de ocasiones de gol.

Bastó que cayera el gol cartaginés para que el timonel porteño, Alfredo Contreras moviera sus fichas, tomando todos los riesgos que ameritaba la situación.

Ingresó al delantero Jean Carlos Solórzano y se despojó del lateral Alex Matarrita, era el todo por nada para el Diablo.

Sin emabargo, ni tres delanteros y dos volantes de llegada lograron llevar el barco a buen puerto.

Para finalizar un par de jugadas polémicas en las que los locales pidieron penal, pero el central Jeffrey Solís consideró que no existió ninguna falta.

Etiquetado como: