27 marzo, 2015

La Sabana. En su estreno como técnico de la Sele, el principal ajuste de Paulo César Wanchope fue ubicar a Júnior Díaz como defensor central junto a Óscar Duarte.

Júnior Díaz y Lucas Barrios en un duelo aéreo. | GRACIELA SOLÍS
Júnior Díaz y Lucas Barrios en un duelo aéreo. | GRACIELA SOLÍS

A falta de Giancarlo Pipo González, por lesión, Chope optó por acomodar a Júnior en una zona en la que no pasó grandes apuros y controló a los atacantes de Paraguay.

La apuesta le funcionó al seleccionador porque Díaz no solo retuvo a los arietes rivales, también mantuvo el orden atrás, pese a que no es su puesto habitual. Wanchope desechó la línea de cinco defensores que utilizaba su antecesor Jorge Luis Pinto y plantó línea de cuatro.

Díaz fue uno de los nueve mundialistas de Brasil 2014 que integraron el andamiaje del equipo tricolor.

Chope no corrió riesgos y echó mano del bagaje de los hombres que brillaron en territorio brasileño.

Ellos se encargaron de pararse duro ante un rival recio que metió pierna y exigió.