Por: Kenneth Hernández Cerdas 19 octubre, 2016
(Galería) Audiencia de Eduardo Li
(Galería) Audiencia de Eduardo Li

La jueza Pamela Chen le autorizó a Eduardo Li mudarse a Miami, como parte de un cambio en las condiciones de liberación que cumple actualmente.

Además, este miércoles le aprobó que su "toque de queda" sea en un horario más flexible, de 10 p. m. a 8 a. m.

Según confirmó a La Nación Róger Guevara, su abogado en Costa Rica, Chen también avaló que Li tenga libertad para trasladarse durante el día por el distrito sur de Florida con el fin de trabajar en una empresa familiar.

Del mismo modo, podrá movilizarse en vehículo desde Nueva Jersey a Miami acompañado de su sobrino Andrés Venegas, quien ha estado pendiente de él en los últimos siete meses.

La mudanza a Miami será en los próximos días, indicó Guevara.

De esta manera, el expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) logró una modificación, luego de que la semana pasada hizo la solicitud mediante la firma de abogados que lo representa.

En una carta enviada a la jueza Pamela Chen, y de la que La Nación tiene copia, Samuel Rosenthal, uno de los abogados del exjerarca, pidió que a su cliente le permitan dejar el apartamento en el que vive en Nueva Jersey y pasarse a una propiedad familiar en el sur de Florida.

Desde el pasado 8 de marzo, el exfederativo acata un régimen de arresto domiciliario con vigilancia electrónica las 24 horas del día y porta un brazalete que monitorea su ubicación.

Li solo tiene permiso para salir de ahí a reuniones con sus abogados, citas a la Corte del Distrito Este de Nueva York, asistencia a servicios religiosos y a ejercitarse al menos tres veces por semana.

Además, él paga su propia vigilancia y el alquiler del lugar donde vive en Nueva Jersey.

Según Rosenthal, "este cambio reducirá considerablemente sus gastos mientras espera la sentencia".

En la misiva, el abogado del tico recalca que "el señor Li ha respetado todas las condiciones de la liberación. Además, ha demostrado la aceptación de responsabilidad por declararse culpable de tres cargos".

El 7 de octubre, el exfederativo asumió su responsabilidad en los cargos de conspiración de crimen organizado, participación en un esquema de fraude electrónico y conspiración en fraude electrónico, como parte del llamado FIFA Gate, escándalo que sacudió los cimientos del fútbol mundial el 27 de mayo de 2015.

Ahora está a la espera de que se fije la fecha en la que conocerá su sentencia.

Etiquetado como: