El mediocampista de Pérez Zeledón analiza su presente y recuerda su pasado, duro pero aleccionador. Hoy muestra su mejor cara con los generaleños, en donde, asegura, se siente como el jugador que debutó a los 18 años

Por: José Pablo Alfaro Rojas 18 octubre
Juan Gabriel Guzmán despeja la pelota ante la marca de Ulises Segura.
Juan Gabriel Guzmán despeja la pelota ante la marca de Ulises Segura.

El 2017 ha sido distinto para Juan Gabriel Guzmán. Después de un 2015 muy convulso y un 2016 en el que la resaca aún hizo mella, el volante encontró la calma. Dice que se siente como el juvenil de 18 años que debutó con los generaleños, esta vez en un equipo que da la sorpresa y aspira a luchar por el título en este torneo.

El 23 de febrero del 2015 fue separado de la Liga. En un audio que envió a un grupo de amigos por WhatsApp criticó a dos de sus compañeros, Armando Alonso y Ariel Rodríguez, y al técnico Óscar Ramírez. Las palabras del volante se hicieron públicas y le costaron su puesto, al verse como un gesto de deslealtad.

Guzmán confiesa que le costó levantarse para recuperar su mejor nivel. Hoy, como titular indiscutible en el equipo dirigido por José Giacone, el mediocampista analiza su presente y recuerda su pasado, duro pero aleccionador.

Da la impresión de que ha subido su rendimiento, algo que no es fácil por todo lo que vivió tras su salida de la Liga. ¿Qué interpretación hace de su presente, después de todo lo que le tocó vivir?

Creo que después de todo lo que me pasó en la Liga, que ya lo dejé atrás, pasé un año difícil, con muchas complicaciones y cosas que pasaron en el camino. La salida fue muy complicada porque yo estaba bien en la Liga, ahí trabajaba bien, tenía la confianza de todos y la verdad pensé que iba a terminar mi carrera en la Liga. Pasó lo que pasó, pero me ayudó a mejorar como persona, a dejar muchas cosas que estaba haciendo mal. Me agarré un poco más del de arriba y eso me ayudó bastante.

¿Cómo se siente en lo futbolístico?

Muy bien, como el Juan Gabriel que comenzó en Pérez Zeledón a los 18 años, en el equipo del pueblo, con la afición que me apoya y mis compañeros. Ahorita estoy tomando de nuevo mi ritmo y me siento muy bien.

Juan Gabriel Guzmán conversa con su excompañero Luis M. Valle, en la previa del duelo entre generaleños y manudos.
Juan Gabriel Guzmán conversa con su excompañero Luis M. Valle, en la previa del duelo entre generaleños y manudos.

¿Le ayuda el libreto de José Giacone? De alguna manera potencia al jugador sacrificado en la cancha, justamente una de sus fortalezas, el sacrificio.

Sí, aqui la directriz es esa, hay que trabajar bien y correr mucho. Yo corro y meto, pero ahora no es como antes, cuando uno corría como loco y no sabía hacia dónde correr. Ahora pienso un poco más, manejo un poco más las jugadas y me acomodo un poco más para ayudarle al equipo. Ya soy uno de los viejos del plantel, de los que ha ganado cosas y por eso trato de ayudar siempre. Al final, somos una familia. Vamos por buen camino.

Estuvo muy expuesto ante la opinión pública en algún momento. ¿Cómo hizo para levantarse después de todo lo que vivió tras su salida de la Liga?

La verdad fue muy complicado. Muchas personas dicen, 'lo echaron de la Liga porque es una perra', que esto o lo otro, pero la verdad no fue por un tema deportivo, ni por algo que yo quisiera que se diera, pero vieras que al día de hoy estoy limpio, abrí una hoja en blanco y estoy escribiendo un nuevo libro.

"Tuve que dejar todo atrás. La gente no sabe que cuando me pasó eso en la Liga yo estaba bien, comía bien, mi hija estaba muy bien, pero ya todo eso pasó y lo dejé atrás".

En algún momento se rumoró que podía volver a la Liga cuando se cambió de técnico. ¿Era cierto?

Tuve un acercamiento, pero nada concreto. Ahora estoy trabajando fuerte a ver si se da otra opción. Creo que he madurado mucho como persona y futbolista. Todo se lo debo a Dios, que es el que me ha permitido salir adelante.

¿Cuál es el objetivo de Pérez Zeledón, después de derrotar a Saprissa y Grecia?

En realidad estoy muy contento con el equipo y mis compañeros. Pérez Zeledón es una familia. Ganar en el Saprissa, en una cancha tan complicada, y luego a Grecia, un equipo que tiene mucho manejo de balón, es muy importante para nosotros. Hay que seguir trabajando, primero por la clasificación y luego por el campeonato.