Su nuevo club sufrió un verdadero éxodo luego de la finalizada la campaña anterior

Por: Randall Corella V. 29 julio, 2014

Menuda tarea tendrá José Miguel Cubero en su primer experiencia en el futbol extranjero.

El ahora exvolante florense llegará a un equipo en formación, que lucha por superar una crisis económica y deportiva.

Tras la victoria ante Italia, en el pasado Mundial, José Miguel Cubero mostró una bandera del Herediano. | EFE
Tras la victoria ante Italia, en el pasado Mundial, José Miguel Cubero mostró una bandera del Herediano. | EFE

Después de mucho analizar su futuro, Cubero anunció el domingo pasado que firmó por tres años con el Blackpool FC de la Championship inglesa y viajará hoy a Europa para integrarse a los entrenamientos del club naranja.

El sarchiceño fue la cuarta contratación del Blackpool para la próxima temporada, luego de sufrir una auténtica desbandada y quedar solo con ocho jugadores.

La temporada pasada, los Tangerines ocuparon el puesto 20 de 24 equipos que disputan la Segunda División inglesa. Eso dio pie a la salida de 27 jugadores del plantel.

En los últimos días, la directiva del club anunció la contratación del polaco Tomasz Cywka y los ingleses Peter Clarke y Jacob Mellis.

“La búsqueda de fichajes continúa en medio de la incertidumbre actual sobre el futuro del técnico José Riga, que ha pasado gran parte de sus siete semanas en el cargo luchando con el presidente Karl Oyston sobre estrategia de transferencias del club”, afirma un artículo publicado ayer por el diario The Gazette , principal medio escrito de la ciudad de Blackpool.

En el texto, dedicado a la contratación de Cubero, se afirma también que el equipo está cerca de cerrar otras tres contrataciones para reforzar su “planilla de ocho hombres” antes de que arranque el torneo de ascenso inglés.

El Blackpool debutará el sábado 9 de agosto ante el Nottingham Forest y la situación del club comienza a desesperar a sus aficionados.

El sábado anterior, más de un centenar de seguidores salieron a las calles de la ciudad en una marcha de protesta por el incierto futuro de la institución.

“Los aficionados están cada vez más desilusionados por la falta de inversión del dueño del club Karl Oyston, y muchos pidieron que le vendiera el club al presidente Valeri Belokon, quien se ha pronunciado enérgicamente por el poco gasto hecho este verano”, asegura otro artículo de The Gazette .

Según la página web del club, la planilla de los Tangerines está integrada por ocho jugadores.

Aún así los aficionados pueden comprar entradas para el partido amistoso que disputarán el próximo sábado, a las 3 p. m., ante sus vecinos del Burnley FC, en su estadio, el Bloomfield Road.

Se intentó conocer la opinión del futbolista sobre la situación de su próximo club, pero no atendió las llamadas a su celular.