A diferencia del viernes, el delantero esta vez no iba asustado, más bien sentía la ilusión de poder llevarle esperanza, comida, artículos de higiene personal y ropa a los pobladores de este cantón que fue duramente golpeado por el huracán Otto.

Por: Fanny Tayver Marín, Gustavo Fallas M. 28 noviembre, 2016
José Guillermo Ortiz está completamente identificado con la causa y no deja de ayudar a su gente de Upala.
José Guillermo Ortiz está completamente identificado con la causa y no deja de ayudar a su gente de Upala.

El atacante de Alajuelense José Guillermo Ortiz volvió este lunes a Upala.

A diferencia del viernes, esta vez no iba asustado, más bien sentía la ilusión de poder llevarle esperanza, comida, artículos de higiene personal y ropa a los pobladores de este cantón que fue duramente golpeado por el huracán Otto.

José Guillermo Ortiz le agradece a quienes donaron diarios para su gente en Upala.
José Guillermo Ortiz le agradece a quienes donaron diarios para su gente en Upala.

Ortiz tampoco fue solo a su tierra.

A él lo acompaña una comitiva de Alajuelense y su misión es entregar los 500 diarios y la ropa que los ticos donaron entre el mediodía del viernes y el domingo a las 4 p. m., en el estadio Alejandro Morera Soto.

La casa manuda se convirtió en un centro de acopio, colaboraron muchos voluntarios y a todos les queda la satisfacción de saber que las horas de trabajo valieron la pena pues las donaciones que ahí se hicieron ya llegaron a personas que lo perdieron todo.

Alajuelense logró recaudar más de 500 diarios según dicta el protocolo de la Cruz Roja.

Desde que llegó a Upala, José Guillermo Ortiz se puso a trabajar.
Desde que llegó a Upala, José Guillermo Ortiz se puso a trabajar.

Los manudos también llevaban agua embotellada, pañales y alimento para animales.

Pese a que dijeron presente en Upala con un camión repleto, hubo una parte de las donaciones que no entró ahí. Eso llegará a esta zona a través de Correos de Costa Rica.

"Yo no tengo palabras para agradecerle a la gente toda la ayuda. Yo nací en Upala, ahí crecí y verlo como está ahora es tan doloroso, pero hay que seguir adelante", manifestó el jugador de la Liga.

Ortiz se entrenó en horas de la mañana con los rojinegros y luego se marchó a ver a su gente y a tenderles una mano, justo cuando más lo necesitan.