Más allá de su gol ante la UCR, el artillero es de los contados liguistas que ponen empeño en el terreno de juego

Por: Jairo Villegas S. 18 noviembre
Jonathan McDonald festeja la anotación que le marcó al portero Carlos Méndez, este sábado en el Cuty Monge. Fotografía de: Diana Méndez
Jonathan McDonald festeja la anotación que le marcó al portero Carlos Méndez, este sábado en el Cuty Monge. Fotografía de: Diana Méndez

El delantero Jonathan McDonald volvió a demostrar su valía en este Alajuelense que perdió el cartel de protagonista en campeonato nacional.

Ante la UCR, este sábado en el Estadio Jorge Hernán Cuty Monge de Desamparados, el artillero llegó a 13 anotaciones en el Apertura, al aprovechar un penal para vulnerar el marco del portero Carlos Méndez, al minuto 51.

El arquero se lanzó hacia su izquierda, mientras que Mac colocó el balón al centro.

El portero Carlos Méndez no pudo detener el disparo de penal de Jonathan McDonald. Fotografía: Diana Méndez
El portero Carlos Méndez no pudo detener el disparo de penal de Jonathan McDonald. Fotografía: Diana Méndez

El hecho de anotar desde la pena máxima no lo convierte en el mejor del equipo.

Esta distinción la consigue por el empeño que pone durante los 90 minutos, en una Liga que hace una semana quedó sin posibilidades matemáticas de avanzar a la cuadrangular final.

McDonald se sacrifica al máximo, corre, pelea, se faja en labores defensivas e intenta llegar con fuerza al marco del conjunto adversario.

Quizás, si otros jugadores de Alajuelense hubieran entregado ese derroche de esfuerzo, los aficionados erizos estarían preparándose para volver a vivir con intensidad una cuadrangular, que añoran desde que participaron sin mayor suceso, en diciembre anterior.

Patrick Pemberton durante un ataque de la UCR. Fotografía: Diana Méndez
Patrick Pemberton durante un ataque de la UCR. Fotografía: Diana Méndez

De los demás, merece mención Patrick Pemberton por sus tapadas salvadoras, una de ellas al minuto 70, cuando Anllel Porras envió un trallazo que el guardameta mandó al tiro de esquina, con su mano izquierda.

A los otros les falta. Kenner Gutiérrez dedica mucho tiempo a reclamar y perdió aquel fuelle que tuvo en los tiempos del español Benito Floro.

Kenner Gutiérrez en el partido entre Alajuelense y UCR en el Cuty Monge. Fotografía: Diana Méndez
Kenner Gutiérrez en el partido entre Alajuelense y UCR en el Cuty Monge. Fotografía: Diana Méndez

Allen Guevara se quedó sin su arma letal, que era driblar a cuanto rival tenía al frente, pues ahora cualquiera le quita la pelota sin mucho esfuerzo.

El Cusuco dejó de marcar diferencia; si un día no juega, nadie lo extraña. De hecho, el joven Barlon Sequeira está un peldaño arriba, con solo que el Pato le diera unos cuantos partidos para mostrar sus condiciones.

Allen Guevara marca a Rafael Rodríguez. Fotografía: Diana Méndez
Allen Guevara marca a Rafael Rodríguez. Fotografía: Diana Méndez

José Luis Cordero saca faltas y tiene buen cobro de tiro libre, aunque se pierde de escena durante largos tramos del cotejo. No es el 10 que un equipo como el de los rojinegros requiere.

Pablo Gabas fue estelar, pero los años parecen pesarle, aunque se le debe reconocer que al menos se esfuerza.

Pablo Gabas fue titular ante la UCR. Fotografía: Diana Méndez
Pablo Gabas fue titular ante la UCR. Fotografía: Diana Méndez

Kurt Frederick siempre deja la duda de si puede dar más o hasta ahí llega su fútbol. Es de los más corpulentos y veloces del club, pero no hay forma de que deje la pasividad fuera del terreno de juego.

Fallos garrafales. Otro protagonista del flojo encuentro en Desamparados fue el central Steven Madrigal, quien tuvo un gigantesco error al señalar pena máxima para Alajuelense.

Hubo dos jugadas en el área de la UCR. En la primera, McDonald cayó sin que el contrario lo derribara; de inmediato, el esférico le quedó a Pablo Daniel Antonio Gabas, quien también se fue al piso.

En ninguna de las dos ocasiones existió falta.

Tampoco hubo infracción o mano (pues no se sabe qué pitó) en el primer tiempo, cuando Steven Madrigal mandó al manchón blanco a la UCR.

Dicho disparo fue desaprovechado por el colombiano Darío Bustos, al 28’. Su idea fue rematar lo más potente posible; no obstante, mandó la pelota directo al horizontal.

En cuanto al juego, McDonald llevó peligro desde los primeros minutos. Apenas al 9’, remató fuerte dentro del área, con la mala fortuna de que la redonda se fue sobre el horizontal.

Después, al 14’, el portero Carlos Méndez se jugó el físico y desvió el tiro de Mac, para silenciar al goleador del torneo.

Esta fue la acción salvadora de Carlos Méndez ante el remate de Jonathan McDonald. Fotografía: Diana Méndez
Esta fue la acción salvadora de Carlos Méndez ante el remate de Jonathan McDonald. Fotografía: Diana Méndez

El mismo Méndez voló para mantener su guarida en cero, al 24’, cuando Barlon Sequeira remató potente de cabeza.

Alajuelense debe replantear mucho si aspira a ser protagonista en el próximo certamen.