Por: Esteban Valverde 19 enero, 2015
Jonathan McDonald tomó el celular de un aficionado y se tomó un selfie con los seguidores rojinegros al terminar el juego en el Ebal Rodríguez.
Jonathan McDonald tomó el celular de un aficionado y se tomó un selfie con los seguidores rojinegros al terminar el juego en el Ebal Rodríguez.

Guápiles Jonathan McDonald tomó el celular de un aficionado, se colocó contra la malla y se tomó un selfie para celebrar la victoria manuda ante Santos.

Mcdonald tiene clara su meta para el Torneo de Verano 2015: quiere ser protagonista de forma positiva para su club.

El futbolista rojinegro no se frustró por comenzar el certamen como suplente, por el contrario se motivó para aprovechar los 38 minutos que le dio Óscar Ramírez.

El artillero rojinegro fue la figura eriza, debido a que consiguió el tanto del empate y luego recibió la falta que propició la diana de la victoria.

“Acá en la Liga no hay suplentes ni estelares. Este es un equipo de mucha competencia y por eso salté del banco para producir la jugada del empate y luego conseguir la falta para el triunfo”, valoró el delantero.

Jonathan prefirió huirle al protagonismo y enfatizó en el gran trabajo grupal que hizo su equipo, sobre todo en la segunda parte. Los manudos lograron remontar en 45 minutos.

Jonathan McDonald ante la marca de José Pablo Pérez. | DIANA MÉNDEZ
Jonathan McDonald ante la marca de José Pablo Pérez. | DIANA MÉNDEZ

“La Liga ganó, no yo ni mis compañeros, fue la institución como un todo”, sentenció.

El goleador añadió que no entrará en valoraciones sobre si su rendimiento le hace merecedor de la titularidad, ya que la meta es conseguir el cetro sin importar las individualidades.

“Eso le queda al profe, yo solo quiero colaborar a levantar la 30 que es lo que queremos todos”, analizó McDonald.

En las filas manudas no dudaron en destacar el aporte de las variantes, Jonathan, Álvaro Sánchez y Alejandro Aguilar, para llevar los tres puntos en tierras caribeñas.

“Esa es una de las claves de este equipo; los que vienen de atrás trabajan de gran forma”, concluyó Patrick Pemberton.