Saprissa pecó, de nuevo, en definición y perdió por lesión a Sergio Córdoba

Por: Miguel Calderón S. 2 marzo, 2015
José Mena (2) y Mynor Escoe (der.) se enfrascaron anoche en una lucha por las alturas. La UCR le propinó al Saprissa la tercera derrota en el Verano. | LUIS NAVARRO.
José Mena (2) y Mynor Escoe (der.) se enfrascaron anoche en una lucha por las alturas. La UCR le propinó al Saprissa la tercera derrota en el Verano. | LUIS NAVARRO.

Jeaustin Campos no es genio ni un súper mago; él también, aunque no lo diga en conferencia de prensa, sufre con las famosas (y a veces malditas) rotaciones.

Lo planteado ayer en el estadio Colleya Fonseca fue una prueba de ello y le costó tres puntos. El técnico apostó por seis jugadores no habituales y al final pagó el precio de alinear a un equipo que no se conoce a la perfección y que en algunos casos, como en el de Joseph Mora, jugaban su primer partido con la S.

Campos también echó mano de futbolistas como Jonathan Moya, Marvin Ángulo, Néstor Monge, Mynor Escoe y Diego Estrada, quienes no lo hicieron mal ni desentonaron pero dejaron en evidencia la falta de coordinación a la hora de atacar.

Con esas variantes en cancha, Saprissa añoró el desequilibrio de Deyver Vega en la primera mitad, las diagonales de Daniel Colindres o incluso a Ariel Rodríguez y la seguridad y cobertura constante que brinda el panameño Adolfo Machado en defensa.

La Universidad, por su parte, le sacó provecho a su orden en defensa y el achique en las pelotas largas de los morados que culminaron, en la mayoría de veces, en una posición prohibida de Jonathan Mora o Mynor Escoe.

Los académicos, además, explotaron su juego por las bandas y ese letal contragolpe que suelen practicar contra los equipos tradicionales y ahí le hicieron mucho daño al Monstruo.

Muy rápido, en el minuto 27, por medio de un saque de banda, la escuadra de José Giacone encontró la anotación tras un remate en seco y fulminante frente al área chica de Juan Vicente Solís (ayudado por un desconcierto en el área entre Keylor Soto y David Guzmán y una buena pantalla de Víctor Coto).

Ahí se empezó a desesperar el Saprissa y mostró poco en el primer tiempo para revertir el resultado, más allá de una opción clara de Moya frente al marco en el 37.

En el complemento, la historia fue similar. Con los ingresos de Deyver Vega y Ariel, los tibaseños ganaron más profundidad y peso en ofensiva pero no suficientes para perforar el arco.

Además, los pocos mano a mano que tuvieron los visitantes (uno de Mynor Escoe y otro de Vega) fueron desaprovechados sin marca alguna.

En el minuto 71 llegó el golpe de gracia y funesto para los saprissistas que nació en un deficiente cobro de tiro de libre del volante David Guzmán.

La U contraatacó a un Saprissa que solo tenía dos hombres atrás y ahí lo mató con el gol de Josué Martínez. Al cierre, Guzmán se reivindicó en el 79 con el 2-1 pero eso solo maquilló la pizarra.