El técnico del Saprissa aseguró que el equipo hizo un gran trabajo en defensa pero que pudo salir con un marcador más holgado para no terminar sufriendo ante el Sporting Kansas City.

Por: German Matamoros S. 23 octubre, 2014
Jeaustin Campos explotó en alegría tras el pitazo final del juego que Saprissa ganó al Sporting Kansas City.
Jeaustin Campos explotó en alegría tras el pitazo final del juego que Saprissa ganó al Sporting Kansas City.

Redacción

Jeaustin Campos explotó en júbilo después de que el árbitro Joel Aguilar decretara el final del juego en que Saprissa venció 2-0 al Sporting Kansas City.

No era para menos, ya que era justo el marcador que necesitaba el club tibaseño para avanzar a cuartos de final de la Concacaf Liga de Campeones, donde enfrentará al América de México.

"Pienso que hicimos un gran partido en defensa. Aún cuando estuvimos atacando mantuvimos la concentración en la parte baja. Como dicen, en 'finales' no hace falta lucir tanto pero nos hubiera gustado tener más control de la pelota. Logramos llevar bastantes ocasiones de peligro y como ha venido siendo la media, cuando nos ataca el rival no son tan constantes. Es mérito del equipo".

El estratega habló sobre ese sentimiento que tuvo al final del encuentro, algo que parecía poco probable hace un mes.

"Es una sensación de mucha satisfacción, de deber cumplido. La verdad, a como los muchachos han trabajado en estos 23 días se merecen esto y mucho más. También por haber terminado el partido, si se pudiera hablar de justicia, sufriendo un poco de más en los últimos minutos porque de repente tuvimos para terminar con un marcador más holgado".

Jeaustin Campos habló del América, próximo rival en este certamen, aunque por ser interino en su cargo no quiso adelantar muchos detalles.

"Para ser campeón de la Concacaf hay que ganarle a los mejores. Si viene el América, que venga, y después los que tengan que venir. Esa es la misión pero no sé porque será hasta el otro año".

El entrenador aseguró además que el encuentro ante Kansas City fue un bautizo para muchos jóvenes que no habían estado en este tipo de compromisos.

"Si este equipo se propone luchar cada balón como lo hicieron hoy puede llegar más largo. Pocos habían estado en juegos de este calibre y hoy fue un bautizo, pasaron de jóvenes a gente madura que manejaron un partido perfecto a nivel de tiempos".