Nueve de 12 clubes han perdido el 50% o más de los puntos disputados en 10 fechas

Por: Kenneth Hernández Cerdas 14 febrero
Daniel Colindres y Keylor Soto evidencian lo cerrado que estuvo el compromiso entre Pérez Zeledón y Saprissa.
Daniel Colindres y Keylor Soto evidencian lo cerrado que estuvo el compromiso entre Pérez Zeledón y Saprissa.

El sol no ha calienta por igual para los 12 clubes de Primera en el Verano 2017.

Disputadas 10 fechas del torneo, los nubarrones han acompañado a todos los planteles que disputan el torneo.

El irregular paso de los equipos apretujó la tabla de posiciones y convirtió el campeonato en una batalla campal, que no distingue entre grandes y pequeños.

Un torneo impredecible
Un torneo impredecible

Las evidencias del sube y baja del torneo van, desde movimientos abruptos en la tabla de posiciones, hasta el cambio radical de un equipo de una jornada a otra.

Hasta el momento, nueve de los 12 planteles dejaron en el camino el 50% de los puntos.

Los mayores damnificados de esa pérdida son Belén y Carmelita, que ni siquiera llegan a la unidad por juego.

Pese a la ligera mejoría, Alajuelense es uno de los cuatro con más derrotas: cinco en total. Esta etiqueta la comparte con carmelos, belemitas y también universitarios.

El caso de la Liga, es uno de los más críticos de los llamados tradicionales porque la octava casilla ha sido la mejor posición que ha ocupado.

Inclusive, a lo largo del certamen, los rojinegros han estado dos veces en el sótano.

Cartaginés no dista mucho de la realidad rojinegra.

Los dirigidos por Jeaustin Campos pasaron de un comienzo prometedor, con cuatro partidos sin tropiezos, a meterse en el zapato de acumular seis duelos al hilo sin victorias.

Pese al dramatismo que implica ser el equipo con más tiempo sin ganar, a los blanquiazules los separa solo dos puntos de los cuatro primeros puestos.

Tan irregular está el Verano 2017 que entre el tercer y el octavo lugar la brecha es de únicamente tres puntos.

“Lastimosamente no hemos puntuado cuando debíamos o merecíamos. Con el equipo más aceitado tendremos los resultados que queremos y un buen cierre”, dijo el domingo pasado el estratega cartaginés.

Vaivén. En el caso del líder, Santos, es el único que se ha mantenido entre las cuatro posiciones de clasificación.

En la parte baja también hay turbulencia: el sótano ha estado en manos de cinco clubes en las diez fechas celebradas.

Excepto Pérez Zeledón ningún club vinculó tres victorias consecutivas.

Diferentes actores del campeonato aseguran que la competencia es alta y nadie da el brazo a torcer a punto de cumplirse la primera vuelta.

“Veo el campeonato muy competitivo, todos están tratando de jugar bien al fútbol y no hay marcadores abultados”, dijo el portero liguista Patrick Pemberton sobre el momento que atraviesa el torneo.

El técnico saprissista, Carlos Watson, les da crédito a los no tradicionales.

“Hay siete u ocho equipos peleando la clasificación, yo me alegro, le da nivel a nuestro torneo. Tenemos que puntuar porque la competición está muy cerrada”, afirmó el timonel.

El Monstruo ha experimentado altibajos y es uno de los nueve clubes que en las últimas tres fechas registró, sin importar el orden, derrota, victoria y empate.

Solo una vez en el campeonato la S amarró dos triunfos consecutivos. Sus últimas cinco presentaciones reflejan inestabilidad: perdió 9 puntos de 15.

Por último, Herediano ha sido el más “regular” si se compara con lo hecho por sus rivales directos, ya que lo más bajo que cayó en la tabla fue una vez a la sétima posición. Su entrenador, Hernán Medford vaticina una pelea ardua. “A partir de ahora lo que queda del campeonato será muy cerrado”, indicó. Colaboró: Fanny Tayver M.