Por: Gabriel Vargas B. 18 marzo, 2013

La violencia en los estadios parece estar lejos de acabar en el futbol nacional.

Ayer, cuando todo estaba servido para una preciosa tarde de futbol en el Coyella Fonseca, miembros de la barra la Ultra Morada intentaron ingresar al estadio a la fuerza y sin boleto cuando apenas se jugaban seis minutos del partido.

Uno de ellos lo consiguió hasta que fue interceptado por miembros de la seguridad privada.

Así lo explicó el gerente de Belén FC, Roberth Garbanzo.

“Cuando ellos (los de la Ultra) vieron que se trataba de uno de sus compañeros, llegaron a tratar de defenderlo, por eso de armó una pequeña gresca”, explicó.

Posteriormente, en el entretiempo se dio en el mismo sector de la gradería sur otra bronca.

“Ahí fue entre ellos mismos, como siempre sucede, pero todo fue controlado sin nada que lamentar”, añadió Garbanzo.

Tras ese segundo acto de violencia, uno de los fanáticos requirió ser atendido por el cuerpo de paramédicos a cargo del juego, pero fue dado de alta de inmediato.

“Desde el principio nosotros pedimos refuerzos a la Fuerza Pública, pero nos dijeron que había muchos eventos por cubrir en ese momento como Expomóvil y la clausura de los Juegos Centroamericanos, por eso no nos podían mandar a sus oficiales. Por dicha todo no pasó a más”, concluyó el gerente administrativo belemita.